Miopía severa

julio 8, 2017

El Gobierno de Mariano Rajoy no considera la cultura un servicio público esencial. En este ámbito aplica de manera estricta las recetas neoliberales recortando presupuestos y limitando la reposición de vacantes producidas en la administración pública. Decisiones que ponen en riesgo o, cuando menos, en dificultad el acceso de los ciudadanos a la cultura. Y cultura no es sólo un derecho, una seña de identidad o el instrumento de enriquecimiento colectivo para construir sociedades más críticas y tolerantes. La industria cultural es, además, una oportunidad de generación de riqueza y empleo aprovechando el enorme potencial y talento que hay en este país. Por todo esto, cuesta entender esta obcecación del PP por poner trabas a la cultura, esa miopía severa que lleva a la derecha a desdeñar el enorme valor que aporta a una sociedad. Hago esta reflexión coincidiendo con el lanzamiento a bombo y platillo de una oferta de empleo público con más de 20.000 plazas que pasa de largo por este ámbito. Ya es hora de que la recuperación llegue también a la cultura y se la considere servicio público esencial. El lunes se lo plantearé al ministro en la Sectorial, que no se reúne, por cierto, desde 2015, si no me falla la memoria. A ver si cambian el paso… Sin cultura, viviríamos en la barbarie.