Ya era hora

julio 5, 2017

Cuánto ha tardado el Gobierno de la nación en darse cuenta de que la recuperación y la mejora de la competitividad no se podía hacer recaer también en la espaldas de los trabajadores, deprimiendo sus condiciones laborales y sus retribuciones. Se han llevado años negando la realidad de que los salarios habían bajado durante su gestión cuando las estadísticas eran demoledoras. El peso de la masa salarial en la riqueza nacional ha decrecido en tres puntos, del 50% al 47%, desde la entrada en vigor de la cruel reforma laboral firmada por Mariano Rajoy. Ayer, se cayeron del caballo como Saulo, y se dieron cuenta que no se podía exigir más sacrificios a los trabajadores y plantearon un aumento de las retribuciones en la negociación colectiva hasta del 3%, Hasta la patronal CEOE, a través de su presidente, Joan Rosell, ha salido apoyando la medida. Han estirado el chicle todo lo que han podido hasta que la situación era ya insostenible. No podían vender su mantra de recuperación económica si ésta seguía sin llegar a los trabajadores. Un baño de realidad que esperemos que se concrete en beneficio de quienes más han sufrido los estragos de la crisis.

Anuncios