Y vuelven a la carga. Podemos en Andalucía es, sobre todo, antiPSOE. Los dirigentes regionales de la formación morada le exigieron a Izquierda Unida a mediados de mayo que para avanzar hacia la confluencia tenían con romper con los socialistas en los gobiernos locales de esta comunidad. La reacción de IU fue de dignidad: reclamó su autonomía, algo así como en mi hambre mando yo. Luego la jefa de la franquicia, Teresa Rodríguez, se descolgó con que con el PSOE no pactaría “ni muerta”. Frase lapidaria de primeros de junio que deja muy claras cuáles son sus prioridades y sus intenciones. Ahora Rodríguez y su troupe vuelven a meterle presión a sus socios minoritarios. Le insisten en que si hay acuerdo con los socialistas que se olviden de seguir juntos. Lo que viene siendo un chantaje en toda regla. No sólo le faltan el respecto a sus camaradas, sino que demuestran de forma nítida y grosera su inquina hacia el PSOE. Darán muchos gritos con que son izquierdas pero en esta tierra sólo se les conoce por su animadversión socialista y por votar casi siempre en el Parlamento con la derecha. Por sus hechos los conoceréis y los juzgaréis.

Foto.El Mundo.

Anuncios