150 años

Celebrar el 150 aniversario no está al alcance de cualquiera. Y es un hito meritorio para un periódico. Diario de Cádiz ha celebrado hoy un siglo y medio de compromiso con sus lectores y la sociedad gaditana. En este amplio espacio de tiempo ha sido testigo privilegiado de los acontecimientos que han jalonado la historia de este país, superando vicisitudes y defendiendo el derecho a la información. Felicidades a todos los que de alguna forma han hecho posible que este periódico siga en los quioscos desde 1867.

Trucos malos

No nos vamos a dejar tomar el pelo. El Partido Popular nos quiere hacer trucos de prestidigitación con la conexión ferroviaria del Puerto de Algeciras. Hoy el delegado del Gobierno, Antonio Sanz, y el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, han recibido como si fuera el maná las primeras traviesas para renovar el tramo entre esa ciudad y la Almoraima. Llevan desde que llegaron a la Moncloa a finales de 2011 sin invertir un euro y ahora se creerán que con ese gesto propagandístico encandilarán a la gente del Campo de Gibraltar. No han hecho nada mientras que a la zona levantina, según sus propios datos, han destinado más de 6.000 millones. Han castigado por motivos políticos al principal puerto de España y de los cinco con más tráfico de Europa pese a que la Unión Europea ha catalogado de estratégica la conexión del recinto portuario con Bobadilla. Andalucía, a través de la Junta, los ayuntamientos y los agentes económicos y sociales, han reclamado que se haga justicia y que no se frene el desarrollo de esta tierra. No es éste un Gobierno, sin embargo, que mire con cariño a Andalucía. Más bien todo lo contrario.

Foto.Diario de Náutica.

Campo de batalla

CAMPO DE BATALLA
Rafael Alberti

Nace en las ingles un calor callado,
como un rumor de espuma silencioso.
Su dura mimbre el tulipán precioso
dobla sin agua, vivo y agotado.

Crece en la sangre un desasosegado,
urgente pensamiento belicoso.
La exhausta flor perdida en su reposo
rompe su sueño en la raíz mojado.

Salta la tierra y de su entraña pierde
savia, veneno y alameda verde.
Palpita, cruje, azota, empuja, estalla.

La vida hiende vida en plena vida.
Y aunque la muerte gane la partida,
todo es un campo alegre de batalla.

El caballo de Atila

Donald Trump se empeña día tras día en malograr el legado de Barack Obama. Lo mismo dinamita los acuerdos sobre el cambio climático que abronca a sus aliados europeos. La última astracanada del magnate ha sido frenar en seco la política de deshielo con Cuba. ¡Qué afán de protagonismo y qué ganas de meter el dedo en el ojo a un país vecino! Trump pasará a la historia como caballo de Atila porque allí donde pisa no crece la hierba. Esa forma de actuar irresponsable, avasalladora y prepotente nos dejará un mundo peor, más fracturado y más convulso.

Agujero negro

No se recuperarán cuatro de cada cinco euros destinados al rescate bancario en nuestro país. Se escapan por el sumidero hasta 60.600 millones, de ellos 40.000 millones de origen público. Son datos del Banco de España que escandalizan y que, sin embargo, no provocan la más mínima autocrítica del regulador. Alguna responsabilidad debe asumir ante este despropósito, no se puede mirar a otro lado cuando ha habido dinero para el sector bancario mientras se apretaba con recortes y pérdida de derechos a los ciudadanos. No hacía falta conocer este dato para afirmar, sin temor a errar, que el peso de la crisis (que no nos acaba de abandonar del todo) no se ha repartido por igual. El mayor sacrificio ha recaído sobre la espalda de los trabajadores y las clases medias. Por eso, en estos años ha crecido la desigualdad y los poderosos, en cambio, lo son más. Cuando uno lee este tipo de estas noticias sobre el rescate se ratifica en lo cruel e injusta que ha sido la gestión de la crisis desde los postulados de la derecha.

Foto.- Efe. Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Primeras elecciones

Se cumplen hoy cuarenta años de las primeras elecciones democráticas: las generales de 1977. Una cita con las urnas, apenas año y medio después de la muerte del dictador, que aúpo a Adolfo Suárez a la Presidencia del Gobierno, que abrió un periodo constituyente y, sobre todo, supuso un momento de efervescencia en el que la sociedad española empezó de verdad a respirar libertad. Viví ese ambiente de fiesta con 12 años pero recuerdo cómo el miedo a pronunciarse políticamente empezaba a quedarse atrás, que la ilusión se abría paso (meses después, el 4 de diciembre, Andalucía se echó a la calle por su autonomía) y que el color lúgubre de la represión iba cogiendo tonos alegres de la democracia. Ayer visité el archivo histórico de CCOO, un sitio imprescindible para la memoria del tardofranquismo y de los primeros años de la Transición, y vi algunos de esos carteles que poblaron nuestras calles ese 15 de junio. Pasamos un rato emotivo repasando vivencias y recuerdos. Hablo en plural porque compartí este rato delicioso con Eduardo Saborido, Paco Acosta, Paco Alfonsín, Nando Blanco, Eloísa Baena (todos en la foto), Javier Giráldez, Miguel Ángel Melero y trabajadores de la fundación. Una grata experiencia.

Sólo ego

Resultado esperado: fracasó de la moción de censura de Podemos. Dos días de fuego cruzado, de show y sobreactuación por el frente morado y defensa numantina por el frente de la gaviota. Eso sí, con nula incidencia en la vida de los ciudadanos. Mariano Rajoy, gazapo para la posteridad aparte, vendiendo los mundos de Yupi, y Pablo Iglesias derrochando retórica huera y sin explicar cuál es su proyecto de gobierno. Duelo baldío y estéril. Salvo sus correligionarios, nadie quiere a Rajoy como presidente pero tampoco Iglesias despierta pasiones más allá de los suyos. Podemos ha malgastado munición por la ansiedad y la soberbia de su jefe, le ha brindado la oportunidad al presidente del Gobierno de salir victorioso. La moción era una estratagema para interferir en la primarias del PSOE y recuperar parte del protagonismo perdido en la oposición. Si hubieran querido sacar al político gallego de la Moncloa, habría negociado la moción con otros grupos antes de presentarla. Sólo ha buscado sus minutos de gloria. Cuesta digerir un discurso de casi tres horas dedicado al lucimiento personal. Y mirando su ombligo le ha dado aire a Rajoy, quien hace ya más de un año, desde marzo de 2016, podría estar en los bancos de la oposición si Podemos no hubiera pensado sólo en el sorpasso al PSOE. Esta fallida maniobra ha sido simplemente un derroche de ego por parte de Iglesias y Rajoy, vivito y coleando, fumándose un puro.

Presión migratoria

En lo que llevamos de año más de 3.800 inmigrantes han arribado a las costas de Andalucía. Este dato supone un incremento del 80 por ciento respecto a 2016. Pero no estamos hablando de números, sino de seres humanos que su juegan la vida por una expectativa de futuro mejor. Se demuestra, una y otra vez, que no existe frontera que contenga el hambre, las penurias o el miedo a la muerte por la guerra o el terrorismo. La costa andaluza se ha convertido en el segundo punto con más llegada de migrantes de la Unión Europea. Una realidad que nos debe hacer reflexionar. Sin embargo, vivimos demasiado ensimismados en nuestros problemas del primer mundo y no vemos la necesidad de recuperar la cooperación internacional y favorecer el desarrollo y la mejora de vida en los países de origen de la migración. Nadie quiere abandonar su hogar, sólo buscan oportunidades donde las hay. Ese anhelo no conoce límites.

Foto.- El País.

Oda a la suavidad

ODA A LA SUAVIDAD
Adam Zagajewski

Los amaneceres son ciegos como gatitos.
Las uñas crecen confiadamente, aún
saben qué tocarán. Suaves
son los sueños y la ternura como niebla
suspendida sobre nosotros,
igual que la campana de Sigismundo
antes que el frío la abrazase.

* Adam Zagajewski ha recibido esta semana el Premio Princesa de Asturias de las Letras.

El gobierno de la recuperación

Vaya por delante que lo escriba en las siguientes líneas me excluye a mí (no es mi estilo hablar de mí mismo, cuestión de pudor) y que siento mucho afecto y reconocimiento hacia personas de tanta valía humana, profesional y política como Aquilino Alonso, Pepín Sánchez Maldonado, Adelaida de la Calle, Carmen Ortiz y Emilio de Llera.

Susana Díaz ha montado un nuevo gobierno para consolidar la recuperación. Nos han tocado vivir momentos muy duros durante esta larguísima crisis, poniendo desde la Junta de Andalucía cortafuegos a las insensibles políticas de austeridad y los crueles recortes, defendiendo con uñas y dientes derechos, libertades y los servicios públicos, demostrando que otra forma de hacer política era posible. El Ejecutivo anterior ha realizado un trabajo encomiable) para preservar el patrimonio de todos que es nuestro estado del bienestar y poner las bases de una recuperación justa, sin dejar a nadie atrás. Ahora toca hacer efectivo que los síntomas de bonanza económica se conviertan bienestar para la gente, dar un nuevo impulso, cambiar de marcha y pisar el acelerador. De este modo, la presidenta ha reajustado su equipo en mitad de legislatura para, según sus palabras, caminar con fortaleza hacia una Andalucía “potente, moderna, inclusiva y de vanguardia”. Nuevos mimbres para un tiempo distinto y que exige nuevos perfiles, nuevas respuestas y más diálogo con la sociedad. Un grupo humano solvente, con sello político, dispuesto a arremangarse y comprometido con esta tierra.

La oposición no ha tenido la delicadeza de dar ni 24 horas de gracia a este gobierno. No ha esperado ni a escuchar a sus integrantes comparecer en el Parlamento para presentar sus proyectos. ¿Qué se podía esperar de esa suerte de pinza antinatura que forman PP y Podemos (con su apéndice de IU)? Les falta siempre la generosidad y la grandeza de reconocer algo bueno al Gobierno de Andalucía, ya sea el cesante o el que acaba de llegar. Gastan sus energías en poner palos en las ruedas y en hacer política de tierra política de tierra quemada. Y esa falta de talla política la han pagado siempre en las urnas.

Foto.El Mundo.