De reacción lenta

junio 2, 2017

No andan sobrados de reflejos en el Gobierno de Mariano Rajoy. Hoy lo ha demostrado el cuestionado ministro de Justicia, Rafael Catalá. Ha tardado cuatro días en admitir la falta de ética del ex fiscal jefe anticorrupción Manuel Moix por tener participación en una empresa offshore en Panamá. No hace falta tener ningún máster en Harvard para entender que un representante del ministerio público no puede tener una sociedad en un paraíso fiscal. Se han llevado unos días mareando la perdiz hasta que la bola del escándalo se ha llevado por delante a Moix y ha dejado achicharrados al fiscal general del Estado y al propio Catalá. No aprenden de sus errores: primero se enrocan a ver si escampa y luego no les queda más remedio que rectificar cuando el asunto coge temperatura y se hace insostenible. O son de reacción lenta o derrochan mucho desahogo. Sencillamente, son las dos cosas al mismo tiempo.

Foto.eldiario.es. Catalá y Rajoy.

Anuncios