Comparto este oportuno editorial de El País ante la urgencia de poner fin a la escalada de insultos y violencia verbal que se está registrando en nuestro país. No todo vale. Estas actitudes poco democráticas embrutecen la vida política, alientan el rencor y generan fractura social. Debemos combatir cívicamente todo aquello que daña nuestra convivencia.

Anuncios