La convivencia en las redes sociales, muy especialmente Twitter, se está haciendo difícil. Este espacio para el debate y la conversación se ha convertido en una jungla, en un estercolero donde se arrojan insultos, se difunden falsedades y se deforma la realidad con intereses espurios. Y todo esto se hace con traje de camuflaje, a través de perfiles falsos, de fakes, de cuentas anónimas que se despachan a gusto desde la cobardía del anonimato. En este ambiente putrefacto, donde en lugar de exponer se grita, donde en lugar contraargumentar se agrede o se amenaza, cuesta mucho sobrevivir indemne. Dan ganas a veces de entonar un ‘hasta aquí hemos llegado’ y salirse de un ecosistema en el que rigen las leyes del lejano oeste establecidas por los indeseables trolls. Ninguna persona que se sienta dañada en su honor o su intimidad puede hacer bien poco ante los que suplantan identidades o se ocultan en cuentas falsas. Esta caos necesita una regulación que, garantizando el derecho constitucional y sagrado a la libertad de expresión, ponga coto a los desmanes. Se debería poner límites a aquellos que se ocultan detrás de un antifaz para enfangar el debate público, articulando fórmulas que permitan desenmascarar a los cobardes y garanticen una charla a cara descubierta. Todo lo que no sea eso es dejar indefensos a los que actúan de buena fe. Libertad de expresión por encima de todo, también transparencia absoluta e identificación de los que participan en estos espacios. Sólo así el necesario debate democrático será sano y edificante.

Anuncios