Caricia esquiva

abril 9, 2017

CARICIA ESQUIVA

No sabes cómo necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban…
Mario Benedetti

 

Roce suave de seda,
explosión de carácter y genio.
Brisa refrescante de julio,
fuego que todo lo arrasa.
Sueño gozoso que no termina,
realidad con firme pisada.
Notas alegres de piano,
traqueteo del tren de la vida.

Evocación de momentos compartidos
sellados por una puerta,
piel contra piel, miradas salvajes,
placer de los fluidos,
jadeos con palabras entrecortadas,
suspiros de sabanas
y ropas desparramadas
tras la batalla librada por el deseo.

Nómada, indómita, genuina,
espíritu inquieto sin fronteras,
se aleja como el sonido de una sirena
para enfrentar otros fuegos,
se fuga como la puesta de sol
para alumbrar otros amaneceres,
cabalga desbocada como la ventisca
hacia el otro lado del desfiladero.

Viene pero nunca se queda.
Su voz es una caricia esquiva,
efímera como un beso furtivo.