Palabras impresentables

abril 6, 2017

Rafael Hernando vuelve a las andadas. Es un político de trazo grueso y lengua fácil e irreverente, un broncas. Otra vez ha disparado con su verbo procaz contra Andalucía. Tiene una trayectoria política jalonada de insultos e improperios en todos los ámbitos y hacia todos los territorios. Pero con la comunidad de la que es diputado cunero desde 1993, se dice pronto, la tiene tomada, rezuma inquina. Hace unos años comparó a esta tierra con Etiopía porque el Gobierno autonómico puso en marcha el programa de tres comidas para niños y niñas de familias en riesgo de exclusión como consecuencia de la brutal crisis económica que aún no hemos dejado atrás. Luego otras muchas instituciones se sumaron a esta medida. Ahora, para tapar el castigo que han supuesto los Presupuestos Generales del Estado de 2017 para Andalucía, con una caída del 36,6 de las inversiones y la negativa a un plan especial de empleo que sí se concede a otros CCAA, se ha despacho a gusto con otro disparate con el sello de la factoría Hernando.

Ha defendido sin decir toda la verdad, para disimular el escándalo de unas cuentas con una baja temeraria de inversiones, que se enviarán 1.000 millones adicionales a Andalucía para que “los niños andaluces dejen de estudiar en barracones“. ¡Ya está bien de insultos y de menosprecio a esta tierra! ¡Ya está bien de trasladar al exterior una imagen distorsionada que para nada se ajusta a la realidad! Ni los niños y niñas andaluces estudian en el suelo, como en su día aseguró Ana Mato, ni tampoco lo hacen en barracones. Hernando desconoce la red de centros públicos de esta comunidad y habla sólo desde el resentimiento para hacer daño. A él la educación pública le importa un pimiento.

No esperemos que el Partido Popular andaluz levante la voz contra este ataque intolerable, antes estas palabras impresentables. Tampoco por el agravio que suponen los presupuestos para esta tierra. Su jefe, Juan Manuel Moreno Bonilla, estará escondido. Como siempre, mantendrá un silencio cómplice y sumiso, dando de lado a estudiantes, a docentes y a Andalucía. No dan para más. ¡Qué vergüenza!

Foto.-  Libertad Digital. Hernando y Moreno Bonilla.