Escondido

abril 5, 2017

¿Dónde está Moreno Bonilla? Lleva cinco días sin agenda, quitado del cartel, escondido para no dar la cara ante la puñalada trapera que el Gobierno de Mariano Rajoy le ha asestado a Andalucía con los Presupuestos Generales del Estado para 2017 (caída del 36,6% de las inversiones respecto a 2016, la comunidad que más baja). El PP andaluz, con su jefe nadie sabe dónde, calla y otorga sumiso. Desde el viernes no aparece Moreno Bonilla y su ausencia empieza a dar el cante. Días de recogimiento interior y escaqueo para pasar de puntillas por el castigo político que su partido le inflige una vez más a esta tierra mientras que los suyos se desgañitan sin éxito porque Susana Díaz trabaja mucho y esa capacidad de sacrificio le permite compaginar las actividades como presidenta y su campaña de primarias en el PSOE. Al presidente del PP andaluz no le precede la fama de trabajador, usando una expresión políticamente correcta se podría decir que mide mucho sus esfuerzos y si recurrimos al acervo popular, que se mueve menos que el ojo de Espinete (esta comparación demuestra la mucha edad que tengo). Esta espantada lo deja sin argumentos en el futuro inmediato en su obsesión con Susana Díaz y, sobre todo, demuestra su falta de autonomía y valentía política para defender lo que es justo para Andalucía. Lo que tiene que hacer el PP es criticar menos faltando a la verdad y trabajar más y pelear con arrojo por esta tierra. Eso sí, algunos no valen ni para estar escondido.

Foto.Confidencial Andaluz.

Anuncios