Castigo político

abril 4, 2017

Los Presupuestos Generales del Estado para 2017, entregados hoy en el Congreso de los Diputados, suponen un jarro de agua fría para Andalucía, un nuevo agravio en materia de empleo y de inversiones. Un año más, esta comunidad autónoma sigue sin contar un plan especial de empleo siendo el paro su principal problema. Sin embargo, el Gobierno de Mariano Rajoy ha renovado el de Canarias. No es cuestión enfrentar a las CCAA pero si exigir al Ejecutivo que garantice la cohesión y la igualdad entre los territorios. Pese a que el Moncloa y el PP se desentienden y dan la espalda a esta tierra, Andalucía lidera la reducción de paro y la creación de paro. En marzo los datos son buenos, la tendencia es positiva (uno de cada cuatro parados menos en España es de Andalucía en los últimos doce meses), pero podría todo ser mejor si desde el Gobierno arrimaran el hombro.

Y es otro escándalo el capítulo de inversiones. La partida recogida en los PGE cae un 36,6% respecto en 2016. La inversión representa un 13,5% sobre el total del Estado cuando la población andaluza se sitúa en 18%. ¡Qué lejos quedan los tiempos del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero nos consignaba lo que nos correspondía por derecho y número de habitantes! En ese sentido, Andalucía seguirá reclamando la aplicación de la Disposición Adicional Tercera del Estatuto e Autonomía: hablamos de 2.298 millones de euros que se han dejado de percibir en el periodo 2008-2014 y que tendrían que incorporarse a las cuentas de 2017.

Yendo a las infraestructuras, el Gobierno se olvida una vez más del corredor del Mediterráneo en Andalucía en sus dos ramales, el interior y el costero. Nuevo mazazo para la Algeciras-Bobadilla, que pone en peligro el principal puerto de España: dibuja 20 millones cuando hacen falta 1.300 para acabar el proyecto. Desde 2011, Rajoy ha presupuestado unos pírricos 50 millones y no ha ejecutado nada. Otro mazazo para el ramal del litoral, que no tiene ni un euro para la conexión por Almería. Son infraestructuras fundamentales para la competitividad de Andalucía y el Gobierno sigue poniendo en riesgo nuestro crecimiento económico. El ministro de Fomento bajó ayer a esta comunidad y retrasó hasta 2023 el AVE para Almería. ¡Menuda broma! Granada lleva más de dos años aislada por tren y lo que queda. Esto supone ya una tomadura de pelo. Además olvido absoluto a la ampliación del metro de Sevilla como reclama el Ayuntamiento y la Junta.

Los hechos hablan por sí mismo. Todo esto lastra el desarrollo económico y el empleo. Está claro al Gobierno y al PP no les importa lo más mínimo Andalucía. El PP está repartiendo inversiones por Cataluña, Galicia o Canarias… y aquí palo y tentetieso. Su actitud sólo tiene una explicación: maltrato a Andalucía por razones políticas. Y pese a todo este castigo, el PP andaluz callado y su jefe de filas escondido desde hace varios días. Su silencio es ominoso, vergonzoso.

Foto.eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s