¿Utilidad pública?

marzo 3, 2017

El grupo ultracatólico HazteOír está ahora de triste actualidad por el autobús de la transfobia. Una iniciativa insultante que atenta contra la dignidad de este colectivo. Otro disparate más que se suma a una trayectoria jalonada de episodios que van contra la convivencia y la diversidad. Por estos motivos, un juez ha prohibido que circule el autobús. Si ya resultan chocantes las actuaciones de HazteOír, lo que produce bochorno es que desde 2013 esté considerada una asociación de “utilidad pública” por el Ministerio de Interior. El pío Jorge Fernández Díaz le otorgó este reconocimiento que les permite obtener subvenciones públicas y desgravaciones fiscales para sus campañas. ¿Son de utilidad pública actividades homófobas o tránsfobas? ¿Y las racistas? ¿O las que atacan la libertad de las mujeres? En cualquier país serio este grupo de comportamiento sectario no tendría la bendición oficial. En ese sentido, me parece oportuna la retirada de esta calificación pública a este reducto radical, como han pedido en el Congreso de los Diputados tanto PSOE como Podemos. No puede tener beneficios públicos un grupo que incita al odio, la intolerancia y la fractura social… No se puede soportar ni un minuto más por muchos favores que les deba el PP y el Gobierno de Rajoy.

Anuncios