Dumping fiscal

enero 18, 2017

La Conferencia de Presidentes concluyó ayer en positivo con una serie de acuerdos y, sin duda, el más destacado es que antes de final de año se tiene que aprobar un nuevo sistema de financiación autonómica. No cabían más dilaciones. Vamos con tres años de retraso por el capricho del Gobierno de la nación y eso nos perjudica a las comunidades autónomas peor financiadas en la prestación de los servicios públicos. Se necesita una financiación suficiente, que garantice la igualdad de todos los ciudadanos y que suponga un fortalecimiento de los servicios públicos, es decir, del estado del bienestar. Una financiación que no sólo contemple ingresos suficientes sino que vaya acompañado de medidas de armonización fiscal. Se tiene que poner fin al dumping fiscal entre CCAA. No es de recibo que aquellas comunidades que están mejor financiadas pongan en marcha medidas fiscales que otras no pueden hacer al disponer de menos recursos. Y así se genera competencia desleal entre unos territorios y otros. La prestación de los servicios públicos no puede quedar al albur de la competencia fiscal entre regiones.

Por eso, en los impuestos cedidos por el Administración central, como ocurre ya con el tramo autonómico del IRPF, se han de establecer una horquilla, unos topes máximos y mínimos. Esta medida, que centró la Conferencia de Presidentes a propuesta de Susana Díaz, constituye una garantía para la igualdad de todos los españoles. No es ni mucho menos una ocurrencia. En esa línea se avanza en la Unión Europea porque se es consciente del enfrentamiento entre territorio. Así se ha hecho con IVA y más recientemente la Comisión Europea ha tomado decisiones para armonizar el impuesto de sociedades.

Avanzar en esta línea no significa en modo alguno una limitación de la autonomía fiscal de las comunidades. Armonización no es sinónimo de uniformidad, sino que consiste en fijar unos patrones mínimos de regulación que eliminen la posibilidad de competencia fiscal a la baja que llevamos años viviendo en España. Esta deriva han hecho que las grandes fortunas de nuestro país se hayan ahorrado más de 600 millones de euros en impuestos el año pasado. Una injusticia a la que hay que ponerle coto.

Foto.Europa Press.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s