Vídeo surrealista

No tengo nada contra las innovaciones en las formas de comunicación. Cada cual busca el canal y el registro que considera más oportunos para que sus mensajes lleguen y sean efectivos. Ahora bien, este sketch de la mítica serie de David Lynch protagonizado por Pablo Iglesias roza el surrealismo. Cuando uno ve a un aspirante a presidir el Gobierno de España hablando a un madero no sabe si reírse o echarse a llorar. Son los dirigentes de Podemos tan adictos a las redes sociales que tienen que rizar tanto el rizo para abrirse hueco y no siempre aciertan. Este es un claro ejemplo de que la sobreexposición produce más ruido que beneficio. No sólo insiste en el problema de fondo, la guerra sin cuartel en la formación morada entre pablistas y errejonistas, sino que la forma resulta un tanto patética. Allá ellos.