Tarjeta roja

noviembre 29, 2016

No es extraño que en el Partido Popular se tenga una visión retrógrada sobre las mujeres. Es un partido que no se ha caracterizado nunca por trabajar por la igualdad real entre hombres y mujeres. El alcalde de Alcorcón, el muy reaccionario David Pérez, se despachó a gusto contra el feminismo hace un año en un foro católico. Ahora cuando emerge el escándalo habla de manipulación y mal entendido. Su opinión es meridianamente clara y ofensiva para un sector de la sociedad, a la que desprecia con epítetos intolerables. La reacción del PP ha sido de motor de gasoil: tardía, insuficiente y blandita. La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, no comparte estas palabras, hasta ahí podíamos llegar, y se ha limitado a pedir explicaciones a su compañero. No puede seguir ni un momento en su puesto una persona con un pensamiento tan cavernícola. Cifuentes tenía que haberle indicado la puerta de salida. Los paños calientes sólo sirven para reforzar a estos especímenes misóginos que siguen anclados a la Edad Media.

PD.– También se merece al menos tarjeta amarilla Pablo Iglesias por afirmar que la feminización de la política no se consigue con más mujeres en puestos de responsabilidad. El líder de Podemos involuciona cuando encasilla a las mujeres en el rol de madres-cuidadoras. Necesita actualizar su concepto de igualdad, se le nota un tono demasiado paternalista y decimonómico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s