Paladines impostados

noviembre 3, 2016

Vaya por delante que hay casos de corrupción muchísimo más sangrantes y deleznables. Sin duda. Pero los dirigentes de Podemos no están ya exentos del escrutinio público y tienen que apechugar con sus actuaciones y saber encajar las críticas. En cambio, estos representantes morados de la nueva política tienen la piel muy fina y a cada asunto turbio y poco estético que les afecta y se difunde por los medios de comunicación responden con teorías conspiranoicas y rasgándose las vestiduras. Los que van de paladines de la moralidad pública tienen que ser intachables en sus conductas y demostrar con hechos su ejemplaridad. Serlo y parecerlo. No vale aplicarse el ancho del embudo. Ya se acumulan una serie de episodios que, como mínimo, desbordan el plano de la ética:

1. No ha quedado clara la supuesta financiación directa o indirecta de Podemos procedente de terceros países.

2. Juan Carlos Monedero tuvo un problema fiscal de 200.000 euros y también ha sido suspendido seis meses de empleo y sueldo por la Universidad Complutense por facturar a un banco de la órbita de Venezuela hasta 425.000 euros por hacer informes siendo incompatible. (Por cierto, ¡qué cantidades maneja la izquierda anticapitalista!).

3. Íñigo Errejón ha sido inhabilitado por la Universidad de Málaga para volver a trabajar en esta institución académica. Se sanciona al número dos de Podemos por cobrar una beca de investigación sin acudir a su puesto en el campus universitario. Cometió dos faltas: incumplir los términos del contrato y no solicitar la compatibilidad con su trabajo remunerado de asesoramiento en Podemos.

4. Pablo Echenique ha reconocido públicamente que tenido trabajando si dar de alta a un asistente en, al menos, dos periodos de tiempo. No dice mucho que el actual secretario de organización pagara en negro con tanta soflama que suelta sobre el empleo digno y de calidad.

5. Teresa Rodríguez, la líder hasta la fecha de la franquicia morada en Andalucía, cargó facturas por valor de 4.300 euros al Parlamento europeo después de dejar el cargo. Con ese montante compró material informático y tecnológico para su oficina electoral como candidata para las autonómicas de 2015 e incluso pagó una multa de tráfico de un compañero de siglas que participaba en su campaña o la fiesta de inauguración de la sede. (Tras su dimisión, también cobró la totalidad del sueldo del último mes cuando sólo había estado cuatro días en la Eurocámara y casi un año después devolvió la parte proporcional).

6. El último en sumarse a este catálogo ha sido el senador Ramón Espinar, hombre de la confianza de Pablo Iglesias y aspirante a liderar Podemos en Madrid. Ha admitido que vendió una vivienda protegida y obtuvo unas plusvalías de 19.000 euros (30.000 euros antes de pagar impuestos). Esta actuación del anticapitalista madrileño se puede calificar de especulación porque podría haber devuelto el piso a la cooperativa recuperando el dinero entregado o vendido al precio de compra. Optó por la operación con un suculento beneficio.

Son incidentes poco éticos y poco estéticos que emborronan las credenciales de los principales dirigentes de Podemos. Y es que es muy fácil predicar y otra cosa es dar trigo. Esto no es fango, es la verdad, que puede doler y no tiene remedio.

Viñeta.– Puebla en ABC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s