Como el agua y el aceite

octubre 19, 2016

Nueva entrega de los episodios nacionales que protagonizan Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, dos de las muchas almas que conviven en el seno de Podemos. El número uno quiere volver a las barricadas, critica el aburguesamiento de sus ideas revolucionarias que supone estar en las instituciones y prefiere morder a parlamentar (si desprecia la labor institucional debería ser coherente y renunciar a su escaño). Se encuentra más cómodo Iglesias en la política de algarada que en la política útil que transforma la vida de la gente. El número dos y ángel caído defiende que el Parlamento ha de ser el epicentro de la oposición frente a la movilización callejera sin más. Errejón, sin compartir una eventual abstención del PSOE para que eche a andar la legislatura, considera que con la actual composición del Congreso de los Diputados se pueden cambiar muchas cosas porque es consciente que unas terceras elecciones otorgarían una mayoría muy amplia al PP y dejaría a la izquierda tiritando. Uno levita queriendo asaltar los cielos, otro apuesta por pisar el suelo. Como el agua y el aceite. El purismo y la ortodoxia frente al pragmatismo, una situación análoga, salvando las distancias, a la que se vivió tras la III Internacional que provocó la ruptura entre comunistas y socialistas. Dentro de poco, en Podemos empezaran a considerar a Errejón y a su gente traidores de la izquierda. Y más si se le ocurre acercarse a la casa común que es el PSOE. Es cuestión de tiempo.

Foto.ABC.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s