Ni trueque ni moneda de cambio

agosto 30, 2016

El Partido Popular se ha sacado un conejo de la chistera en Andalucía a raíz del pacto nacional firmado con Ciudadanos para la investidura de Mariano Rajoy. El jefe de filas pepero, Juan Manuel Moreno Bonilla, le ha lanzado una propuesta trampa a la formación naranja para hacer fuerza común para negociar los presupuestos de la Junta para 2017 con el Ejecutivo que preside Susana Díaz. Es un señuelo envenenado porque parece que el PP está más interesado en quitarle los votos y arrinconar a Ciudadanos que en resolver los problemas reales de los andaluces. Llama la atención este bandazo de Moreno Bonilla cuando no ha parado de criticar, y con dureza, al partido de Albert Rivera en los últimos meses por colaborar en la gobernanza de esta tierra. Si el PP quiere dialogar sobre los presupuestos, desde luego lo puede hacer con Ciudadanos, pero sobre todo lo tiene que hacer con el Gobierno de Andalucía. El PP lleva 32 años, toda el periodo de autonomía, sin apoyar los presupuestos de la Junta y buscando siempre la confrontación. Hasta ahora sólo se han dedicado a la política de tierra quemada. A destruir más que a construir. Con estos antecedentes, se ha de ser muy escépticos sobre la voluntad real del PP. Estamos posiblemente en una operación política para desestabilizar a Ciudadanos.

Si la maniobra chirría, lo que es de todo punto inaceptable es que el PP intente trasladar a Andalucía el documento firmado en España para formar un gobierno de derechas. Un gobierno socialista como el andaluz no lo puede compartir:

  1. Por lo que contiene. Algunas medidas son inasumibles. Por ejemplo, el complemento estatal para los salarios más bajos. De esta forma, se consagra unas retribuciones precarias por parte de los empresarios y con los impuestos de todos se dignifican los salarios.
  2. Por lo que no contiene. El texto tiene significativas ausencias. Por ejemplo, una referencia a la garantía del sistema público de pensiones.
  3. Por la consagración de las políticas de austeridad. Todo el contenido del pacto queda supeditado a las restricciones que se impongan desde Bruselas y la llave para dinamitarlo se la queda el PP.
  4. Por el olvido de Andalucía y el diseño de un modelo territorial que recentraliza la España de las Autonomías. Desde esta comunidad no se puede apoyar el intento de desactivar la gran conquista que supuso el 28 de febrero, que ha sido un instrumento de desarrollo armónico y en igualdad de todos los territorios de España.

Por estas razones, el Gobierno de Susana Díaz no puede aceptar que el PP quiera imponer este nefasto documento. La política socialista está pensada para las personas y apuesta por el empleo de calidad, una recuperación justa, la defensa de los servicios públicos y de la igualdad de oportunidades. El PP sólo pretende usar a Andalucía como trueque o moneda de cambio. Y ese es el trasfondo de la oferta lanzada por Moreno Bonilla a Ciudadanos, un partido que de momento ha demostrado criterio y que no se dejará engañar por el canto de sirenas que los quiere hacer naufragar en esta comunidad autónoma.

Foto.Juan Marín, de Ciudadanos, y Moreno Bonilla, en el Parlamento de Andalucía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s