Un gran Plan ADO ya

agosto 22, 2016

Han finalizado los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y España ha saldado su participación con una honrosa cosecha de medallas. Han sido 17 los metales conseguidos (siete de oro, cuatro de plata y seis de bronce). Estadísticamente, el resultado se puede calificar de positivo. Sólo los deportistas españoles se colgaron más preseas en Barcelona 1992 (22) y Pekín 2008 (18) y se igualan las 17 obtenidas en Atlanta 1996 y Londres 2012. Y cualitativamente se han sumado siete oros, un registro sólo superado por los 13 de Barcelona. Muy destacada también la aportación del deporte femenino para que nuestro país se situara finalmente en el puesto decimocuarto del medallero.

Sin embargo, existen motivos para una razonable preocupación por el futuro del deporte en nuestro país. El primero y más importante es que la generación que creció al calor del impulso olímpico de los Juegos de Barcelona encara ya el ocaso de sus carreras. Pau Gasol y otros ilustres del baloncesto (Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes o José Manuel Calderón), Ruth Beitia o incluso Rafa Nadal ya no estarán en la próxima cita olímpica y no se ve una nueva hornada que tome el relevo a corto plazo. Y esto lo uno con el segundo de los motivos: la ausencia de un plan de apoyo económico a la inmensa mayoría de deportes y deportistas. En un país como el nuestro volcado en el fútbol, supone una odisea practicar otras especialidades deportivas, de las que sólo nos acordamos cada cuatro años o cuando se producen grandes gestas (como el caso del bádminton y de Carolina Marín).

Aunque las secuelas de la crisis siguen instaladas en España, habría que rescatar desde el Consejo Superior de Deportes un verdadero Plan ADO (Ayuda al Deporte Olímpico) y no el descafeinado que se mantiene ahora. Sólo así, con la colaboración pública y privada, se podría diseñar un horizonte con garantías para el deporte español. Cierto es que hay muchos problemas en este país como para pensar en esto. Pero si no se acomete cuando antes un impulso decidido y continuado en el tiempo, luego será tarde y viviremos años de barbecho porque los resultados no son inmediatos. Tendríamos que aspirar en el medio plazo a situarnos al nivel de Italia o Australia, novena y décimas en el medallero de Río de Janeiro en la frontera de las 30 medallas.

Foto.El País.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s