Ni olvidar ni celebrar

julio 18, 2016

Hay momentos históricos que no se pueden olvidar para que no se repitan. Una de esas fechas fatídicas es el 18 de julio de 1936. El alzamiento militar de las fuerzas franquistas contra el Gobierno democrático de la II República provocó la Guerra Civil, la cruenta represión de los vencedores fascistas y cuarenta años oscuros de dictadura. Hoy se cumplen 80 años de ese triste y siniestro episodio de nuestra historia, una página negra que algunos nostálgicos quieren rememorar a toda costa. Siempre queda un grupo de irreductibles de la ignominia dispuestos a celebrar lo innombrable. Y como cada año se produce una nota discordante. La catedral de Valencia acoge hoy una misa en sufragio por el dictador Franco. Qué oportunidad perdida para no remover las miserias del pasado. Dice la Archidiócesis que la Iglesia no veta a nadie y a uno se le queda cara de asombro. Y la pregunta que me brota es: ¿Haría lo mismo la Iglesia alemana con Hitler o la italiana con Mussolini? La curia católica debería haberle hecho caso a la Asociación de Recuperación de Memoria Histórica y haber pedido perdón por apoyar y colaborar con el golpe de estado de 1936. Habría sido un gesto tardío pero simbólico para pasar página de este funesto capítulo de su historia.

Foto.ABC. Franco, bajo palio, en el Valle de los Caídos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s