Sorpresa

junio 27, 2016

Todos los pronósticos saltaron anoche por los aires. Nadie había pronosticado el resultado final de las elecciones repetidas. Los ciudadanos hablaron con sus votos y destrozaron todas las encuestas. Y la expresión de la voluntad del pueblo hay que respetarla, nos guste o no. No somos como Julio Anguita, que en sus tiempos mozos abroncaba a los españoles que no le daban el apoyo del que él se creía merecedor. A partir de ahí, unas conclusiones a vuelapluma.

  1. Los resultados parecen disipar un nuevo bloqueo. El triunfo del bloque de derechas sobre el de izquierdas sólo deja con opciones reales de formar gobierno a Mariano Rajoy.
  2. Gana el PP y aumenta su distancia respecto al resto. Al partido de la gaviota le ha funcionado la estrategia de la polarización y el miedo al radicalismo de Podemos. El Brexit ha representado el último empujón para amarrar un registro que no habían imaginado en el mejor de sus sueños. Está claro que al PP la corrupción y las patadas al estado de derecho (las grabaciones del ministro del Interior, por ejemplo) no le pasan factura.
  3. El PSOE se mantiene como segunda fuerza política. Cierto que ha cosechado el peor resultado desde 1977, pero también que ha frenado el sorpasso de Unidos Podemos. Ha superado en votos y en escaños a los de Pablo Iglesias. Y ha sido fundamentalmente gracias a los 537.687 votos con que los socialistas han aventajado a los morados en Andalucía. Ningún sondeo previó este escenario.
  4. Fracaso de la convergencia entre Podemos (más confluencias) e Izquierda Unida. Se han dejado en el camino 1.090.000 votos. Uno de cada cinco electores le ha retirado la confianza a la formación morada y aledaños en seis meses. El proyecto de Iglesias encalla: tocó techo el 20 de diciembre. Queda sobre su conciencia que con su fatídico desempate ha propiciado una victoria más amplia del PP. Y es que, como su maestro Anguita en los años noventa del siglo pasado, Podemos es esa izquierda útil para la derecha. Otro daño de esta aventura fallida: Izquierda Unida ha entregado sus siglas para nada, sacrificio baldío.
  5. Ciudadanos también ha sido víctima de la polarización… Y de la ley electoral. Con casi el mismo porcentaje de votos, pierde ocho escaños. Tiene sobre su tejado la pelota de mantener a Rajoy como presidente del Gobierno. A ver en qué quedan las proclamas de campaña. Tendrán difícil ponerle un veto al actual inquilino de la Moncloa.
  6. Los institutos de opinión, tras el enésimo fracaso de sus augurios electorales, se tendrían que replantear su futuro. ¿Aquí no dimite nadie o entona al menos el mea culpa sin excusas? Sonoro fiasco de los sondeos, traspié sin paliativos. No ha acertado ninguno en nada. Sociólogos y politólogos se lo tienen que hacer mirar. Al igual que las mesas de debate políticos en televisión y radio, que han llenado horas y horas de programación con encuestas que se han alejado mucho de la realidad. El resultado supone un duro correctivo a esa forma espectacularizada de analizar la política.

Foto.- Vozpopuli. Colas para votar en un colegio de Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s