Un escándalo y Mortadelo

junio 22, 2016

Hoy, gracias a una primicia del diario Público, hemos conocido una conversación vergonzosa entre el ministro de Interior y el director de la Oficina Antifraude de Catalunya. Esta noticia tiene una doble vertiente escandalosa: un contenido  infumable que desvela que se usa presuntamente el aparato del Estado para investigar y perseguir a adversarios políticos en beneficio de la estrategia del Partido Popular y una grabación que se produce en el propio despacho de Jorge Fernández Díaz poniendo en evidencia la falta de seguridad del propio Ministerio. El titular de Interior quiere dirigir toda la atención al continente, una grabación supuestamente ilegal, para que no se hable del bochorno que supone la ‘guerra sucia’ hacia rivales de otras formaciones políticas.

Yendo al fondo, estamos ante un asunto gravísimo que en cualquier país de nuestro entorno europeo habría supuesto la dimisión inmediata del ministro o su cese fulminante por parte del presidente del Gobierno. Es aún más grave porque, de acuerdo con la grabación, el ministro reconoce que el presidente lo sabe. Posiblemente por eso ni ha dimitido ni lo ha cesado ya Mariano Rajoy. Usar el aparato del Estado para investigar a rivales políticos y a sus familias es propio de regímenes totalitarios, de dictaduras. ¿En cuántos sitios más de España ha usado el PP las instituciones del Estado para investigar a otros adversarios políticos? Ahora se explican algunas cosas que han pasado en Andalucía… Este asunto es tan turbio e incompatible con la democracia que exige una respuesta inmediata del presidente del Gobierno y desde luego la destitución sin perder un minuto del ministro del Interior. No todo vale en política.

Sobre lo accesorio, es llamativo que se le grabe al titular de Interior en su despacho. ¿Hay una guerra dentro del Ministerio? El episodio recuerda a las historias de Mortadelo, Filemón y la agencia T.I.A. Es del tebeo, pero sin la gracia que tenían los cómics de Ibáñez, que en el departamento que trabaja por la seguridad del Estado se produzcan este tipo de cosas. En casa del herrero, cuchillo de palo. No transmite mucha tranquilidad a los ciudadanos los que no saben protegerse a sí mismos. Pero que no se haga Fernández Díaz la víctima, que eso no es lo importante. Sólo pretende desviar la atención de donde está el escándalo.

Foto.- Público. Fernández Díaz y Daniel de Alfonso.

Anuncios

Una respuesta to “Un escándalo y Mortadelo”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s