Política de catálogo

junio 9, 2016

Me declaro partidario de la innovación en la comunicación. Nuevos tiempos exigen nuevas formas de interacción con los ciudadanos. Las nuevas tecnologías han multiplicado las posibilidades y los formatos de diálogo (hasta hace poco el mensaje era unidireccional) entre representantes  y representados. Pero una cosa es modernizar y otra banalizar. Desde un punto de vista político, la presentación del programa de Podemos como un catálogo de venta de productos lo veo como una frivolización de la política. Y no sé si ese documento viene acompañado de las correspondientes hojas de reclamaciones para incumplimientos porque las ofertas no están garantizadas con una memoria económica de ficción. Pero sin analizar el fondo, que tiempo habrá, la forma elegida convierte el programa en mercancía y al ciudadano en consumidor. Un retroceso en cuanto a la consideración del electorado: se le presenta publicidad y no compromisos en virtud de un ideario político. Cada cual elige la forma de comunicarse con la gente, pero llama la atención que la formación morada, de corte anticapitalista, emplee métodos del liberalismo para presentar sus propuestas políticas. Qué lejos queda eso del programa, programa, programa. ¡Qué paradoja!

Viñeta.– Miki&Duarte (Grupo Joly)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s