Falso purismo

junio 6, 2016

Cazado. Y esta vez no por Venezuela o Irán, sino en asuntos domésticos. Estaba Pablo Iglesias soltando una soflama sobre la no cooperación con determinados países, en concreto con Arabia Saudí, cuando Jordi Évole lo saca de carril y lo lleva a la vía de la realidad. Lo pone delante del espejo de las contradicciones de Podemos: no se entiende ese discurso cuando el alcalde de Cádiz, José María González Kichi, apoya un contrato para construir cinco corbetas en Navantia para este país árabe. Al líder de Podemos se le nota que encaja mal el golpe. Defiende al mismo tiempo el principio ideológico y el pragmatismo de los alcaldes para dar respuesta a las demandas de los ciudadanos. Un ejercicio de contorsionismo político que no queda vistoso y demuestra lo maleable del ideario de la formación morada. Más allá del debate de fondo, que chirría y que nos recuerda a Groucho Marx (“Estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”), la pregunta a responder por Iglesias es la siguiente: si fuera presidente del Gobierno, algo que no sucederá, ¿rompería el contrato de Arabia Saudí que dará mucha carga de trabajo a los astilleros gaditanos? Sería bueno que se moje antes de las elecciones del 26 de junio. Todos, y muy especialmente en la Bahía de Cádiz, queremos conocer su respuesta.

Si no puedes ver el vídeo, clica este enlace: Pablo Iglesias en Salvados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s