Libertad de expresión

mayo 13, 2016

Esta portada ha sido el detonante de la agresión sufrida por la directora de El Jueves, Mayte Quílez, en el portal de su casa. En democracia no cabe la violencia. Y menos cuando se ataca a uno de sus pilares: la libertad de expresión. La intolerancia campa a sus anchas. La sufrimos en París con consecuencias dramáticas en la masacre yihadista contra el Charlie Hebdo. Hace unos días lo padeció en sus carnes la representante de este semanario satírico. Podrá ser más o menos afortunada una viñeta, se podrá o no estar de acuerdo con ella, pero las diferencias no de zanjan a mamporros ni es de recibo la intimidación para cercenar un derecho constitucional. No suele entender la extrema derecha que el único cauce democrático es la palabra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s