Vendetta en Granada

abril 19, 2016

El Partido Popular ha gestionado su crisis de Granada a lo Kill Bill. A expensas de lo que decida la justicia sobre la presunta trama inmobiliaria vinculada al Ayuntamiento, la resolución del conflicto ha dejado un reguero de sangre política, un sacrificio que llega cuando los restantes grupos estaban de acuerdo en presentar una moción de censura para regenerar el consistorio. El ya dimitido alcalde, José Torres Hurtado, ha muerto matando. En su canto del cisne se ha llevado por delante a su íntimo enemigo, Sebastián Pérez. El ex regidor no estaba dispuesto a dejar el bastón de mando en mano del presidente provincial pepero. Su animadversión es archiconocida. (Cuerpo a tierra que vienen los nuestros). También ha rodado la cabeza de la concejala de Urbanismo, Isabel Nieto. La acusación policial de corrupción ha reavivado la división interna en el PP granadino con un desenlace cruento de puertas adentro, una vendetta en toda regla, y con la posible pérdida de la alcaldía.

El affaire granadino ha constatado una vez más la falta de liderazgo de Juan Manuel Moreno Bonilla. El presidente regional ha cedido en dos ocasiones al chantaje de Torres Hurtado. Al estallar el escándalo la semana pasada le pidió la dimisión y se vio obligado a recular por la negativa del ya ex alcalde a no dejar el cargo, como mínimo, hasta su declaración ante el juez el 12 de mayo. Ayer cuando ve peligrar la alcaldía, Moreno Bonilla acepta el precio que el ex regidor le pone a su salida: la cabeza de su rival interno, Sebastián Pérez, a la sazón hombre de la confianza del dirigente regional. En apenas cinco días ha tenido que tragar aceite de ricino en varias ocasiones. El presidente del PP andaluz ha perdido todo su autoridad en la gestión de su crisis nazarí. Se ha quedado sin dignidad ante los suyos y se puede quedar sin alcaldía. Mal negocio por querer mantener un sillón a toda costa. El poder político se puede recuperar en unas próximas elecciones, con un buen trabajo en la oposición y una adecuada oferta programática, la autoridad se pierde y cuesta una vida reconquistarla.

Foto.ahoragranada.com. Torres Hurtado, Dolores López y Moreno Bonilla, en una reunión de la dirección andaluza del PP.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s