Agua y aceite

abril 7, 2016

Salvo que fuera una secuencia pactada entre bambalinas, la dura pelea dialéctica entre Pablo Iglesias y Albert Rivera de ayer en el Congreso de los Diputados anticipa el fracaso de la reunión a tres para negociar un gobierno del cambio con Pedro Sánchez al frente. El cuerpo a cuerpo de los nuevos recordó los peores momentos de los partidos clásicos. No hay mucha diferencia entre los veteranos y los recién llegados, las fronteras entre la vieja y la nueva política han desaparecido en apenas tres meses. Subieron en exceso los decibelios y las pulsaciones en el rifirrafe entre los líderes morado y naranja, se pasaron de rosca y de ‘navajazos’. Dieron un pobre espectáculo sobre todo cuando el centro del debate era la situación de emergencia de decenas de miles de refugiados sirios y el rechazo de la mayoría del hemiciclo al pacto de la vergüenza firmado por la Unión Europea y Turquía, con el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy, para la expulsión de los desplazados por la guerra y el terror. Hoy Iglesias y Rivera se sientan en una mesa convocados por el secretario general del PSOE. Quererlos unir en torno a un proyecto compartido, si nos atenemos a lo vivido ayer, se antoja un imposible. Tanto como mezclar el agua y el aceite.

Viñetas.- Ricardo en El Mundo y Miki&Duarte en el Grupo Joly.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s