Cuatro de cuatro

diciembre 21, 2015

Susana Díaz Elecciones generales 20 de diciembre

En el último año y medio en Andalucía se han celebrado cuatro elecciones y el ganador ha sido el mismo: el PSOE. Desde la llegada de Susana Díaz a la presidencia de la Junta y a la secretaría general de los socialistas en esta comunidad, lleva una serie de cuatro victorias consecutivas. Las urnas arrojaron ayer un resultado incontestable: el PSOE gana en Andalucía con más de 107.000 votos de la segunda fuerza (PP), más de 650.000 que la tercera (Podemos) y casi 800.000 que la cuarta (Ciudadanos). Los socialistas se erigen como más votado en cinco circunscripciones (Sevilla, Jaén, Huelva, Córdoba y Cádiz) y en un ochenta por ciento de los municipios de la comunidad.

El triunfo en las generales tiene su peso en relación con las comicios de 2011 y en el contexto político actual. De la mano de Susana Díaz, el PSOE se ha pasado de perder hace cuatro años por 390.000 sufragios, nueve puntos y ocho escaños con el PP ha dar la vuelta al panorama y colocar como primera opción de las preferencias de los andaluces con una amplia diferencia en términos absolutos y 2,5 puntos de ventaja. Andalucía aporta uno de cada cuatro diputados socialistas en el Congreso y la proporción es incluso superior en el Senado y con su resultado apuntala la segunda plaza del PSOE en España, como primer partido de la izquierda y como primera fuerza de la oposición.

Frente a la socialista, que tiene un póker de primeros puestos, su antagonista del PP, Juan Manuel Moreno Bonilla, acumula una nefasta jugada con cuatro cartas de derrota. La cara de anoche para justificar el nuevo traspiés era todo un poema, el disgusto se filtraba sobre muecas forzadas, el lenguaje no verbal revelaba el dolor tras el enésimo varapalo, el discurso era mecanizado y frío como un témpano. El representante pepero ha tenido un aterrizaje desafortunado, no levanta cabeza. En plena campaña recurrió incluso a dar lástima, a pedir una victoria por los malos ratos que lleva sufridos, pero el electorado otra vez más le ha vuelto a dar la espalda. Dice sentirse reforzado en su ¿liderazgo? en este escenario deprimente, lo que ha sonado a excusatio non petita, y ha intentado hacer extrapolaciones imposibles para intentar salvar la cara. Sin duda, el síntoma de la debilidad y de la pesadumbre.

Los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, han cosechado en Andalucía un resultado por debajo de las expectativas generadas por las encuestas. A Ciudadanos le ha venido larga la campaña y se ha desfondado al final. Aquí obtiene un apoyo parejo a la media nacional de la formación naranja. En cambio, la franquicia morada, aunque se alza con el tercer puesto, logra un respaldo cuatro puntos por debajo que en el conjunto de España, señal de la mayor implantación del PSOE y del carácter más radical de los podemitas por estos lares. Por último, Izquierda Unida no ha conseguido ningún escaño en Andalucía: sus 256.000 votos no tienen recompensa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s