Pelotazos

NUEVO PRESIDENTE DIPUTACIÓN DE ALMERÍA

Ha regresado al presente una expresión que se antojaba del pasado. Algunos parecen que no han extraído ninguna enseñanza de esta crisis. Nos hemos desayunado un pelotazo inmobiliario que suena a otros tiempos. La noticia, adelantada por El País, tiene su miga: el Ayuntamiento de Almería, gobernado por el PP, ha aprobado una recalificación de unos terrenos de poco valor que compró el presidente de la Diputación y factótum de los populares en esa provincia, Gabriel Amat. El pasar el suelo de rústico a uso comercial ha multiplicado su valor. De los 5 euros por metro cuadrado pagados por Amat ha pasado a 200. ¡Qué forma de hacer dinero! Una inversión muy rentable y con escaso riesgo. ¡Qué suerte tienen algunos! Es pura ironía, con los años cuesta más creer en las casualidades.

PD.– Este pelotazo también tiñe de sospecha la despedida de Luis Rogelio Rodríguez Comendador (en la foto, a la izquierda con Javier Arenas y Amat) como alcalde de la capital almeriense. Deja el bastón de mando para presentarse como candidato al Senado en las elecciones generales del 20 de diciembre.

Se les ve el plumero

En ocasiones nuestras acciones desmienten nuestras palabras. El Partido Popular ha apoyado hoy una enmienda del PSOE para que la financiación de la atención a las personas en situación de dependencia sea a partes iguales entre administración del Estado y comunidades autónomas, como marca la ley. La realidad a día de hoy es bien distinta en Andalucía: la Junta aporta del 78% de los fondos y el Gobierno de Mariano Rajoy sólo el 22%. Es un evidente desequilibrio cuya corrección ha venido reivindicando el Ejecutivo de Susana Díaz y que el PP ha venido desestimando e incluso negando que fuera sí. Y hete aquí que esta mañana los populares aceptan una enmienda para que cada administración ponga el 50%. O lo que es lo mismo: aceptando que el Gobierno de la nación no cumple con su parte y está pisoteando la ley. Al Partido Popular se le ha visto el plumero esta mañana. Han estado defendiendo de forma numantina las mentiras del Gobierno en torno la gestión de la ley dependencia en Andalucía, haciendo de altavoz sumiso de las mentiras fabricadas en el Palacio de la Moncloa y tirando de desfachatez al poner en entredicho el destino del dinero público para este fin que se hace en Andalucía. Pretendían orquestar una campaña de desprestigio para tapar sus vergüenzas. Pero los datos son tozudos y Andalucía es la comunidad que atiende a más personas y, a años luz de diferencia, la que más ha incorporado al sistema desde julio una vez que el Ministerio levantó la moratoria de cuatro años para nuevos beneficiarios. No es de extrañar que pretendan generar confusión si el presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha sido el que ha firmado todos los recortes para desmantelar este cuarto pilar del estado del bienestar.

Pactos de Estado

Pacto de Estado Violencia de Género

Determinados asuntos de interés general, de profunda incidencia social o económica y que exigen una respuesta unitaria convienen sacarlos de la refriega política. Por este motivo, la Junta de Andalucía acordó ayer plantear al Gobierno de la nación dos pactos de Estado: uno en defensa del sistema público de atención a la dependencia y otro para la erradicación de la violencia de género. Estamos ante dos temas de enorme sensibilidad social y que demandan una política consensuada que permita en dependencia reforzar este cuarto pilar del estado del bienestar y en cuanto al terrorismo machista convertirlo en cuestión de Estado y que todos a uno combatamos esta lacra social. No habría ni que esperar al 21 de diciembre para impulsar y acometer estos pactos. Las inminentes elecciones no colisionan con la necesidad de dar atención a personas que lo necesitan ni anticipar medidas que puedan evitar que más mujeres sean asesinadas o maltratadas por sus parejas. El Ejecutivo que preside Susana Díaz pone sobre la mesa unas iniciativas urgentes y abiertas a que se adhieran partidos, agentes sociales y todo tipo de organizaciones.

De decepcionante se puede calificar la respuesta de la oposición en Andalucía. Partido Popular e Izquierda Unida han emplazado a la Junta a que cumpla con sus competencias (la popular Ana Mestre) y que se deje de propuestas ampulosas (Antonio Maillo, de IU). Si hubiesen contestado lo mismo con los atentados de París, se habría montado un gran escándalo. No se han enterado de la bondad ni de la necesidad de la propuesta. Se plantean estos pactos de Estado porque son políticas que requieren de unidad de todos y de coordinación y colaboración leal de las distintas administraciones. Existe un clamor social y cualquier institución responsable no puede permanecer impasible y de espaldas a esta problemática. En lugar de poner pegas, la oposición debería subirse al carro y favorecer, gracias a la unidad de acción en Andalucía, que estos pactos de Estado fueran una realidad en España. Tanto PP como IU han preferido el regate corto y una mirada desde el rifirrafe electoral en materias tan sensibles para los ciudadanos. Allá ellos. La sociedad andaluza va por delante y con más altura de miras.

El porqué de Siria

Recibí a través de WhatsApp este vídeo en plena conmoción por los atentados de París. Estamos ante una clase de historia de poco más de 10 minutos y con 15 mapas que nos permite entender de una manera sencilla y gráfica el origen de la inestabilidad que reina en Oriente Medio y Oriente Próximo. El endeble equilibrio que existía en la zona saltó por los aires con la guerra de Irak en 2003. La acción de los países occidentales de la mano del trío de las Azores (Bush-Blair-Aznar) para derrocar al dictador Sadam Husein ha dado lugar a un estado fallido sumido en el caos. Lo mismo ocurre en Afganistán o Libia. Siria, vecina iraquí, se suma también a la lista de la destrucción, del todos contra todos y cambiando varias veces de bando. Y en este caldo de cultivo de guerra, pobreza, desolación y ausencia de futuro prende el mensaje fanático del Estado Islámico. El rostro del terror que ahora nos asusta y nos acogota. Quizá para encontrar la solución y estabilizar la zona haga falta empezar por hacer autocrítica. La geoestrategia mundial está hecha unos zorros y hay que reinventarla.

Inmenso patrimonio

Hoy se cumplen cinco años de que el flamenco fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. El flamenco es una forma de comunicación alegre y desgarrada, festera y triste, apasionada y doliente, la manifestación de una cultura y unas vivencias, un reflejo fiel de cómo late el pulso de Andalucía. Arte y sentimiento a flor de piel. Cante, toque y baile, un cóctel que emociona. He dejado tres perlas: la maestría sin igual Paco de Lucía, la voz inagotable de Miguel Poveda o la fuerza de Pilar Astola… Y serían muchísimas más pero no caben en este pequeño homenaje a uno de los exponentes más internacionales de nuestra cultura. El flamenco no tiene límites, es un patrimonio inmenso e inabarcable que trasciende cualquier frontera. Y en un día como hoy me acuerdo de muchas personas que han hecho mucho por este reconocimiento del flamenco. Pero como el cariño siempre nos hace barrer para casa quiero reparar en mi amigo y hermano Paco Perujo. Con su trabajo silencioso, su ilusión inagotable y su amor por este arte, puso su humilde pero valioso grano de arena para esta declaración del flamenco que hoy celebramos. La historia está plagada de estas pequeñas gestas que no se deben quedar en el olvido.

No te volveré a ver

NO TE VOLVERÉ A VER
Joan Margarit

Es esta piel violeta de una noche
que dejamos pendiente.
Y tu silencio suena como un saxo
de oro negro en el fondo
de los días sin ti.
En tu pecho jadea el contrabajo,
y en tu flanco, tan cálido de sombra
que siempre soñaré cuando mi mano
lenta avance hacia ti.
Músicos en penumbra, los instrumentos de oro
en sus bocas lilosas: ya, la vida
no me devolverá la que aposté
a tu cuerpo desnudo cuando eras una fiesta.
No queda más que -al piano- un negro ciego,
nuestro amor: toca solo en la sombra
y mi sueño se duerme entre sus dedos.

#TodosSomosParís

Francia llora por los atentados

Dolor, solidaridad y rabia. Ésos son los sentimientos que me embargan tras los atentados de anoche en París. De nuevo el terror ha vuelto a golpear al pueblo francés y de qué manera. Tenemos que estar todos unidos contra la barbarie y la sinrazón. Mañana tenemos la oportunidad de demostrar nuestra repulsa al terrorismo y el apoyo a nuestros vecinos galos en las concentraciones que tendrán lugar en las puertas todos los ayuntamientos de Españan a las 12 horas. #TodosSomosParís.

Donde no hay…

Para cualquier persona de buena fe el archivo judicial de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar sería motivo de satisfacción. Por dos razones: la primera y fundamental, porque la puesta en marcha de esta actividad productiva va a significar mucho empleo y riqueza para una comarca que necesita esperanza; y la segunda, porque los empleados públicos y la Administración de la Junta han actuado conforme a derecho y con todas las garantías jurídicas. En política no se practica mucho la autocrítica. Lo mismo que se exigen responsabilidades cuando alguien es imputado, cuando se archiva el caso habría que tener altura de miras y responder con generosidad y coherencia. Los que tanto han criticado este procedimiento minero ahora deberían rectificar y asumir que se pasaron de rosca en sus ansías de desgastar al adversario político. Pero tristemente no ha ocurrido así. Ni Partido Popular ni Izquierda Unida ni Podemos han estado a la altura y no han reconocido sus excesos verbales. Pese al carpetazo judicial, han preferido el sostenella y no enmendalla. Les importa poco haber puesto en riesgo miles de puestos de trabajo, haber denigrado a empleados públicos o haber manchado la confianza de Andalucía como tierra para invertir con seguridad. Y es que donde no hay… Allá ellos. Lo importante es lo que representa la apertura de la mina: una oportunidad para crear empleo y dinamizar esa comarca de Sevilla y, por tanto, ayudar a la recuperación económica justa que defiende el Gobierno que preside Susana Díaz.

Foto.– La presidenta de la Junta, en una visita a Aznalcóllar tras haberse adjudicado la apertura de la mina.

Mas y la gran farsa

Nada mejor que recurrir al humor gráfico para conocer de forma sencilla y directa los asuntos más complejos. Estas viñetas de opinión de Gallego&Rey y Ricardo en El Mundo, El Roto en El País o Miki&Duarte en el Grupo Joly, muestran el disparate que supone el proceso de independencia de Cataluña y la obsesión de Artur Mas por continuar con su huida hacia adelante para tapar los casos de corrupción que cercan a su partido y el despropósito de una gestión ineficaz y caracterizada por los recortes. Cuando más dificultad tiene para repetir como presidente y salvar el pellejo político, más se aferra al desvarío separatista y más mendiga el apoyo a los antisistema de la CUP. Y es que el independentismo catalán se ha situado en la locura y fuera de la ley. Han usado el Parlamento y una minoría con ínfulas de superioridad moral para pisotear nuestra Constitución, la razón y la convivencia de los catalanes entre sí y de todos los españoles. Es inaceptable que Artur Mas haga gala de la desobediencia a la ley. No sólo es una barbaridad, sino que sitúa a Cataluña en el abismo y en el camino a ninguna parte. ¿Adónde quieren llegar con esta gran farsa? Artur Mas se ha amarrado el palo de la ruptura para salvarse él mismo. Y mientras los catalanes siguen sin tener solución a sus problemas.

Otro varapalo más

La Junta de Andalucía lleva varios años sorteando las zancadillas que le pone el Gobierno de Mariano Rajoy para que no prospere una medida de justicia social como la subasta de medicamentos. Con esta iniciativa, el Ejecutivo que preside Susana Díaz pretende reducir el beneficio de las multinacionales farmacéuticas y abaratar el coste de los fármacos para la sanidad pública. Constituye, por tanto, una fórmula de eficiencia que garantiza las mismas condiciones de calidad, seguridad, accesibilidad y equidad para toda la población andaluza. En estos últimos años se ha conseguido un ahorro de 120 millones de euros, una cantidad nada desdeñable en tiempos que escasea el dinero público y que revierte en el propio sistema sanitario. Así en Andalucía se mantiene la universalidad y la cartera de servicios más amplia de España y todo ello sin privatizaciones, sin recorte de servicios o derechos y sin copago. El ahorro sería aún mayor si el Gobierno de la nación dejará de obstruir y de intentar de favorecer a los laboratorios en perjuicio de los ciudadanos.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía le ha vuelto a dar un varapalo al Ministerio de Sanidad. La más alta instancia judicial andaluza ha desestimado el recurso de apelación presentado por el departamento que ahora dirige Alfonso Alonso contra el auto de la sala de lo contencioso-administrativo número 3 de Sevilla, en el que se denegó la solicitud de suspensión cautelar de la cuarta subasta de medicamentos convocada por el Servicio Andaluz de Salud. El TSJA considera es competencia de la CCAA “adoptar medidas tendentes a racionalizar la prescripción y utilización de medicamentos y productos sanitarios”. Incluso en la resolución se desliza una crítica velada al Gobierno de Rajoy y justifica esta decisión de Andalucía por “la falta de medidas de homogenización adoptadas en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud”. A ver si de una vez por todas dejan de entorpecer una medida que redunda en beneficio del servicio público y, por extensión, de los ciudadanos.