Mal perder

junio 17, 2015

La formación de los nuevos gobiernos municipales ha subido la temperatura del debate político. El que ha elevado los decibelios tiene nombre propio: el Partido Popular, enrabietado al comprobar en sus carnes el desplome de su apoyo electoral y la consecuente pérdida de poder institucional. La derecha ha tomado una pendiente descendente que los conduce a una derrota sin paliativos en las elecciones generales de finales de año. Con este ambiente adverso, el PP ha empezado a criticar virulentamente al PSOE y a otras fuerzas progresistas, a recurrir al manido discurso del miedo y a crispar el espacio público. Una actitud de mal perdedor, de no saber digerir la voluntad democrática de los ciudadanos expresadas en las urnas. Hasta el propio presidente ha subido el tono cuando se ve con el agua al cuello. La sesión de control del Congreso de los Diputados ha evidenciado la hostilidad y la agresividad del partido del gobierno y de Mariano Rajoy. Se impone desde Moncloa el tono agrio, el discurso tosco y el mensaje destructivo. No es bueno para este país alimentar la división, dinamitar los puentes ni imponer el rodillo de una mayoría absoluta que al día de hoy no responde al sentir de los españoles. El PP está actuando a al desesperado ante la desafección y las desconfianza que despierta ante la ciudadanía. Su hoja de ruta está marcada por la frustración y unas urgencias por una gestión perniciosa que ha hecho sufrir a mucha gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s