Respeto institucional

junio 15, 2015

La vida institucional acarrea una serie de obligaciones. A la toma de posesión de ayer de Susana Díaz como presidenta de la Junta se ausentaron los portavoces de los cuatro grupos de la oposición y enviaron una representación de segundo nivel. Unos no fueron por asuntos personales (Juan Manuel Moreno Bonilla, del PP, celebraba el bautizo de su hijo), otros en cuestiones internas de sus partidos (Juan Marín, de Ciudadanos, y Antonio Maíllo, de Izquierda Unida) y otros no han dado ninguna explicación (Teresa Rodríguez, de Podemos). Con o sin argumentos, lo cierto que su inasistencia a un acto de esta relevancia institucional no va en consonancia con los nuevos tiempos de diálogo y mano tendida para el entendimiento que demanda la ciudadanía. Lo cierto es que habitualmente los responsables de los partidos que no gobernaban no solían acudir a esta cita. Pero también es una realidad que las cosas han cambiado. Tendrán que ser los ausentes y sus respectivas formaciones quienes expliquen este comportamiento.

Resulta curioso que determinados medios pongan el foco en este episodio y no en el contenido del propio acto. Y también es sintomático que conviertan una dejación de responsabilidades o una descortesía en acto de protesta contra la presidenta andaluza. ¿Plantearían un enfoque similar estos medios si no asistieran los representantes de la oposición a otros actos nacionales convocados por altas instancias del Estado? Me atrevo a asegurar que rotundamente no. Se afearía el gesto y se censuraría con dureza la desconsideración de los protagonistas del plantón. Aquí se hace al revés, usando una vara de medir distinta.

Dejemos la anécdota y pasemos a lo mollar, lo importante es la toma de posesión de la presidenta, que abre la puerta al desarrollo normal de la legislatura después de 80 días de bloqueo por parte de la oposición. Susana Díaz ofreció diálogo a los cuatro grupos, apeló a la responsabilidad colectiva y garantizó que gobernará para todos, los que la votaron y los que no. La pelota está en el tejado de la oposición, que deben pasar de la política destructiva a una etapa de construcción que permita que la recuperación llegue cuanto antes a los que peor lo han pasado durante la crisis.

Foto.EFE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s