Insultos en Plaza Podemos

Ya estamos acostumbrados a los insultos contra los andaluces desde las filas de la derecha. Vengan del PP (el último gracioso ha sido Monago) o de CiU (Duran i Lleida nos mira siempre por encima del hombro). A este triste ejercicio se han sumado algunos seguidores de uno de los partidos de nuevo cuño, Podemos, tras los resultados de las elecciones autonómicas del domingo pasado. En Plaza Podemos, el foro de debate de los simpatizantes de esta formación, se han deslizado improperios de todo tipo porque el 22 de marzo los ciudadanos de esta tierra apostaron de nuevo mayoritariamente por el PSOE. En ese espacio digital se nos ha llamado “tontos”, “analfabetos”, “paniaguados”, “traficantes” y unos “cagaos”. Lindezas de gente que dicen ser de izquierdas pero que presentan los mismos vicios que la derecha y que desde luego muestran muy poco respeto con la libertad de voto y con el resultado de la democracia en las urnas. La dirección de Podemos no se hace responsable de estos comentarios. No resulta suficiente: no basta con desentenderse, se echa en falta un rechazo más contundente de estas ofensas. No contribuye a la convivencia esta forma de actuar. Se requiere más mesura y tolerancia en este país.