50 años

febrero 24, 2015

Hoy es una fecha redonda, rotunda, de las que no se pueden pasar por alto. No todos los días se cumplen 50 años. Una cifra que puede dar vértigo en función de la fuerza psíquica de cada cual. No es mi caso. Salvo cuando me miro al espejo y observo las canas, no me identifico con el medio siglo que marca mi DNI. Una cosa es la edad legal y otra la mental. Sin sentirme un Peter Pan y habiendo dejado atrás al etapa de lobo estepario, entiendo la vida como un estado de ánimo. Y el mío es tan caprichoso que siempre se siente cómodo y busca las praderas de la felicidad. Mi lema, desde hace mucho tiempo, es carpe diem. No creo que haya tiempo que perder en desvaríos emocionales porque este tránsito no dura mucho, se recorre casi sin darse cuenta. Miro hacia atrás y se me agolpan flashes de momentos inolvidables, experiencias gozosas y buenos recuerdos tatuados a fuego. Ni los años me rebajan el optimismo. Si lo que ha pasado ha merecido la pena, lo mejor está por venir. Sigo siendo un soñador irredento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s