La margarita de Mas

enero 15, 2015

Artur Mas ha desojado por fin la margarita electoral. Se ha tomado con parsimonia la cita con las urnas: hasta el 27 de septiembre no ha convocado a los catalanes en una clara demostración de debilidad y la constatación del fracaso de encabezar una lista soberanista y de organizar unos comicios plebiscitarios. Ha dado una patada a seguir, como en el rugby, para ganar tiempo e intentar recuperar el terreno que en las encuestas han conquistado otras opciones políticas. Abre un largo periodo de precampaña y lo que menos parece importarle son los problemas de los ciudadanos. Enfrascado en su huida hacia a ninguna parte, el presidente de la Generalitat ha dejado de gobernar y sólo se dedica al tacticismo electoral. Se aferra a la independencia y al conflicto territorial para tapar las carencias de la acción de su gobierno. El paro, los servicios públicos o el bienestar de los catalanes han quedado relegados a un segundo plano por su obsesión secesionista y sus cábalas electorales. Gana tiempo también para ver si amaina la tormenta que rodea a Jordi Pujol, su ‘padre’ político, y a su saga. Sin duda, una decisión que obedece más a su interés particular y al de CiU por aferrarse al poder que al de los electores de Cataluña. El mensaje que traslada a la gente es descorazonador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s