Errejón y la prueba del algodón

diciembre 5, 2014

Evidentemente el presunto engaño del número dos de Podemos, Íñigo Errejón, por incumplimiento de su contrato con la Universidad de Málaga dista mucho de ser el caso Bankia o el caso Bárcenas. Esa comparación hiperbólica acuñada por el recién nacido partido político no puede ocultar el patinazo de su dirigente. No estamos hablando de millones de euros pero sí de dinero público del que no se ha hecho un uso adecuado. El informe del instructor es concluyente: no respetó los términos del contrato, especialmente en lo que se refiere a la no observación de las cuarenta horas de trabajo presencial en el campus malagueño, y vulneró la Ley de Incompatibilidades al percibir retribuciones por actividades al margen de la Universidad (el afectado reconoce ingresos por 6.000 euros de dos informes realizados para su formación política). El instructor amonesta severamente al director del proyecto de investigación, Alberto Montero, también de la cúpula de Podemos y sobre el que pesa otro expediente disciplinario, por amparar las irregularidades de su colaborador (y amigo). Por ejemplo, en el texto se cita que como prueba del trabajo realizado por Errejón se aporta un pen-drive que contiene ficheros cuya última fecha de modificación era anterior al inicio del contrato de éste, 17 de marzo de 2014 o que la mano derecha de Pablo Iglesias se fue de gira política por América Latina en septiembre sin permiso de la Universidad.

No salen bien parados de la instrucción encargada por la rectora de la UMA. Pendientes de la resolución final del expediente, no parece de recibo el victimismo expresado por la nueva formación política. Hay que ser ejemplar con el dinero que pagamos todos con los impuestos, sean pequeñas o grandes cantidades las que están en entredicho. Errejón ha arrancado su carrera política con esta mancha. Se echan en falta menos soflamas y más explicaciones y reconocimiento del error. Está suspendido de empleo y sueldo no por capricho sino por su conducta irregular. Las lecciones tienen que empezar por aplicárselas uno mismo. Que no ve fantasmas donde sólo hay yerros propios y que exigen cuando menos una disculpa y no unas excusas infumables o la soberbia de la huida hacia adelante. No han dado la talla en el partido de Pablo Iglesias ante esta primera prueba de algodón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s