Francisco es distinto

El caso de los curas pederastas de Granada, como otros tantos similares, resulta bochornoso. Sacerdotes que de forma sistemática abusan sexualmente de un menor desde su posición de poder, un escándalo que, según se desprende de la información difundida por los medios, se ha intentado silenciar desde el entorno de los presuntos violadores. Contrasta el manto ominoso con el que se pretendía tapar el caso con la respuesta rápida y ejemplar del papa Francisco. El sumo pontífice ha vuelto a demostrar que no comulga con los métodos y las rutinas de la vieja escuela católica. La petición de perdón le honra, y mucho, aunque no restará un ápice al sufrimiento del joven durante tantos años.

También debería animar el Vaticano al arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, a dar la cara y ofrecer su versión de los hechos más allá de una fría nota de prensa. Llama la atención el mutismo del prelado granadino con su dinámica habitual de opinar con fruición de los asuntos políticos. La Archidiócesis dice haber apartado a estas ovejas negras del ejercicio del ministerio sacerdotal por la gravedad de los hechos que se les imputan y con una causa judicial abierta para dirimir responsabilidades penales de ocho curas (cuatro por los abusos y cuatro por encubrimiento) y dos seglares. Medidas disciplinarias que se han aplicado por indicación de Roma. Está claro, y lo digo desde mi no militancia en este club, que Francisco es distinto.

Lágrimas en directo

No es habitual que la protagonista de una tertulia de actualidad sea la moderadora. Sobre María Casado, la conductora de ‘Los desayunos’ de La 1 de TVE, se han concitado esta mañana todas las miradas. La periodista ha roto a llorar, con sonoros pucheros, después de un tira y afloja con la contertulia Curri Valenzuela. Casado no ha podido reprimir las lágrimas al pedir públicamente disculpas a la compañera de mesa. Casi cinco minutos se lleva la presentadora del programa sin intervenir en la charla pero se siguen escuchando de fondo sus sollozos y se cuela algún plano posterior donde se la ve que se enjuga sus lágrimas. El realizador podría haber evitado alguna imagen tras el llanto inicial y espontáneo y podría haberle cortado el micro para proteger ese momento incómodo para la conductora de ‘Los desayunos’. Mal trago para esta profesional y desde luego tuvo la humildad de pedir disculpas en público, teniendo la razón desde mi modesto punto de vista. Unas formas poco habituales en un género televisivo donde el griterío y los ataques entre contertulios suelen abundar. Lo único que intentó María Casado fue asumir su papel de conductora en el debate marcando el ritmo de la conversación y se llevó la queja de la compañera de mesa y el disgusto de esta situación embarazosa ante la audiencia de la cadena pública.

La primera piedra

Dice el pasaje evangélico que quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Cuando escucho a los dirigentes del Partido Popular en Andalucía, tan píos y tan devotos, usar la corrupción como ariete contra sus rivales políticos, especialmente contra el PSOE, me escandalizo. Cómo se puede tener la osadía de dar lecciones a los demás cuando uno carece de la autoridad moral para hacerlo. Viene también a cuento, aunque no soy creyente, la parábola sobre la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Cómo si el PP no tuviera mucho, muchísimo, que limpiar en su casa antes de reprochar a los demás sus miserias. Sin embargo, no quiero incurrir en el manido ‘y tú más’, tan recurrente y que tan poco aporta al debate político. Prefiero, parafraseando al secretario general socialista, Pedro Sánchez, el ‘y yo más’ para combatir la corrupción y en la autoexigencia de integridad. Más hacer y menos hablar y, por supuesto, menos criticar al adversario para tapar las vergüenzas propias. Predicar con el ejemplo siendo modélicos en la acción y en el compromiso ético. Por eso, resulta asombroso observar al PP lanzando la primera piedra sin ningún pudor con la losa que tiene encima… Mucho bla-bla-bla y muy poco dar trigo.

Tú vives siempre en tus actos…

TÚ VIVES SIEMPRE EN TUS ACTOS…
Pedro Salinas

Tú vives siempre en tus actos.
Con la punta de tus dedos
pulsas el mundo, le arrancas
auroras, triunfos, colores,
alegrías: es tu música.
La vida es lo que tú tocas.

De tus ojos, sólo de ellos,
sale la luz que te guía
los pasos. Andas
por lo que ves. Nada más.

Y si una duda te hace
señas a diez mil kilómetros,
lo dejas todo, te arrojas
sobre proas, sobre alas,
estás ya allí; con los besos,
con los dientes la desgarras:
ya no es duda.
Tú nunca puedes dudar.

Porque has vuelto los misterios
del revés. Y tus enigmas,
lo que nunca entenderás,
son esas cosas tan claras:
la arena donde te tiendes,
la marcha de tu reloj
y el tierno cuerpo rosado
que te encuentras en tu espejo
cada día al despertar,
y es el tuyo. Los prodigios
que están descifrados ya.

Y nunca te equivocaste,
más que una vez, una noche
que te encaprichó una sombra
-la única que te ha gustado-.
Una sombra parecía.
Y la quisiste abrazar.
Y era yo.

Salarios presidenciales

José Antonio Monago no da una estos días. En su comparecencia en la que intentó demostrar sin éxito sus viajes privados a Canarias pagados con dinero público, el dirigente del PP se hizo la víctima y dejó caer que era el presidente autonómico que menos ganaba. Nada más escucharlo sabía que no. El sueldo de la presidenta de Andalucía es mucho más bajo que el suyo, 14.500 euros menos brutos al año. La Cadena Ser ha recopilado las retribuciones de los mandatarios regionales y ha dejado en ridículo al extremeño. No sólo no es el que menos gana sino que es el quinto que más recibe entre sus pares. No está siendo el mes de Monago. Cada vez que habla sube el pan y baja su reputación.

PD.- Vista la disparidad de retribuciones, sería conveniente establecer una fórmula objetiva que armonice los salarios de los presidentes, con una horquilla que contemple, por ejemplo, la población, la extensión geográfica y los presupuestos de cada comunidad.

Parodia de pésimo gusto

Afortunadamente, Teresa Romero ya está en su casa tras haber sufrido el contagio del ébola. Ya se ha superado la crisis pese a los titubeos iniciales del Gobierno de Rajoy y a la incapacidad manifestada de la ministra de Sanidad, Ana Mato. En su día, algunos muy escorados a la derecha trataron esta alerta sanitaria con enorme insensibilidad. El caso más clamoroso es el del consejero madrileño de Sanidad, Javier Rodríguez, que al día de hoy sigue en su puesto. No fue el único. También en la televisión autonómica de Castilla-La Mancha se tomaron a pitorreo la situación de la auxiliar de enfermería. La parodia de la subdirectora de informativos no ha sonrojado a sus jefes ni ha provocado ningún toque de atención del Ejecutivo que preside María Dolores de Cospedal. Es más, el director de la cadena, el periodista Nacho Villa, ha asegurado en el Parlamento regional que ve “respeto y honorabilidad” en relación con la auxiliar de clínica. Nula autocrítica. Curiosa forma de ver este vídeo que es mucho más que un chiste de mal gusto, supone una ofensa a una persona cuya vida estaba en peligro, un gesto inhumano y ultrajante. Si la parodia producía indignación, las palabras de Nacho Villa resultan vergonzosas.

Transparencia total

El mejor antídoto contra la corrupción y contra los que vienen a aprovecharse de lo público es la transparencia. Los ciudadanos deben conocer el destino de hasta el último euro de sus impuestos. Empezarán a confiar en sus instituciones cuando éstas tengan las paredes de cristal. En esa línea, la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, ha aprobado desde que llegó al cargo 27 medidas para mejorar la transparencia, el control de los fondos públicos y la rendición de cuentas. Un nuevo tiempo que se extiende por todo el PSOE. Así, esta formación política se ha convertido en la primera en España en firmar un convenio con la ONG Transparencia Internacional. Los socialistas, a través de su secretario general, Pedro Sánchez, se han comprometido a la rendición de cuentas permanente, a una política de funcionamiento transparente y a tramitar vía parlamentaria e incluir en sus programas electorales una serie de propuestas para prevenir y combatir la corrupción. Una decisión pionera que otros partidos deberían imitar.

Dimisión, sí o sí

El vicealcalde de Valencia y mano derecha de Rita Barberá, Alfonso Grau, está a punto de sentarse en el banquillo de los acusados por su presunta implicación en el caso Nóos. Ése sería motivo más que suficiente para renunciar a su cargo por responsabilidad política, sin prejuzgar su presunción de inocencia hasta que haya sentencia firme. Por si no era suficiente este nubarrón en su currículum, la prepotencia, la soberbia y los malos modos en su comparencia una vez conocida su imputación por la Audiencia de Palma lo inhabilitan políticamente para continuar en su puesto. Por decencia y para el buen nombre de la política, Grau tendría que dimitir. No le queda otra salida.

Nos discriminan en todo

Propuesta Ministerio Planificación Eléctrica

El Gobierno de Rajoy no deja pasar una oportunidad para castigar a Andalucía. Cada vez que reparte fondos desde Moncloa se discrimina a esta tierra. La derecha es así de sectaria. Hoy hemos conocido otro dato, el reparto de fondos para el desarrollo de la red eléctrica, y el Ministerio de Industria ha vuelto a perjudicar a esta comunidad. Se nos consigna por habitante la mitad de la media nacional con un reparto que no responde a criterios objetivos como la extensión geográfica, la población o la demanda eléctrica de Andalucía (ver ilustración). No es una cuestión menor: el sector energético es fundamental para la reindustrialización y la recuperación económica. El gabinete de Rajoy hace una distribución arbitraria e injusta como nos tienen acostumbrados en sus casi tres años de mandato. Pasa igual con la financiación autonómica, las inversiones, los fondos de empleo, las ayudas europeas a la política agraria o la pesca, la aportación para la atención a personas en situación de dependencia… Es un suma y sigue insoportable. ¡Y ya está bien!

Retorcer la realidad

Los medios de comunicación, en ocasiones, intentan arrimar el ascua a su sardina retorciendo la realidad. Pretender culpar a la empresaria Olga María Henao de los viajes a Canarias pagados con dinero público por José Antonio Monago primero y Carlos Muñoz Obón después supone rizar el rizo. Los dos dirigentes del Partido Popular son lo suficientemente mayorcitos para saber que no se puede sufragar su agenta privada con presupuestos públicos. No cuela presentarlos ahora como “víctimas” de una ‘cazadiputados’ ambiciosa con ansias de fama, dinero y barandeo. Suena a tomadura de pelo. No me interesan nada las andanzas íntimas de Monago y Muñoz Obón. Eso corresponde al ámbito privado. Este episodio salta al espacio público porque se hace un mal uso de una prerrogativa de los diputados y senadores para el beneficio particular. No cabe echar la culpa al empedrado de este sonoro resbalón. Que cada palo aguante su vela y cada cual sea responsable de sus acciones. Y en el caso de Monago al uso de dinero público para sus desplazamientos privados se suma el agravante de la mentira: ha ofrecido tres versiones distintas en 48 horas, del anuncio de acciones judiciales a la decisión de pagar el importe íntegro de sus viajes a Tenerife entre 2010 y 2011. En el caso del presidente extremeño, doble patinazo. Al menos Muñoz Obón ha tenido la dignidad de renunciar a todos sus cargos cuando ha sido descubierto.