Manos a la obra

noviembre 1, 2014

El resumen diario de la actualidad, como sintetiza a la perfección El Roto, produce hastío e indignación a cualquier ciudadano. A los que nos dedicamos por convicción a la política también. Duele ver cómo este país emite señales de desmoronamiento por los casos de corrupción que brotan por todos los rincones. El octubre que acaba de concluir ha sido particularmente insoportable y dañino. Ante esta debacle ética no se puede responder desde la resignación ni el abatimiento. Hace falte un rearme moral y una reacción contundente para erradicar el mal antes de que se convierta en gangrena. Hay que extirpar el tumor que debilita los cimientos de nuestra democracia y dar motivos para la confianza de los ciudadanos en sus instituciones y sus representantes. De esta lección terrible, del bochorno de ver a aprovechados sin pudor metiendo la mano mientras que la gente lo pasa mal, tenemos aprender de una vez por todas. La regeneración exige firmeza, compromiso y transparencia. No hay tiempo que perder y sí mucho terreno que recorrer. Toca pasar a la acción, con hechos y no sólo con palabras o buenos deseos. Manos a la obra.

PD.– Cuando los desalmados son de mi partido, me avergüenzo muchísimo más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s