Desterremos el ‘y tú más’

octubre 30, 2014

Como a cualquier otro ciudadano de este país, me he quedado estupefacto al ver al presidente del Gobierno recurrir a un inconsistente ‘y tu más’ unas horas después de pedir perdón por los casos de corrupción que afectan a su partido. Da la sensación de que las disculpas de Rajoy fueron con la boca chica, presionado por las circunstancias y abochornado por el clamor social. Se lo dijo unas horas antes la presidenta de la Junta de Andalucía: ya no es tiempo de perdón ni de pactos, sino de actuar con hechos. No atendió esta sensata recomendación. Cuesta entender la reacción de jefe del Ejecutivo en el clima de desafección y malestar que existe en España. La huida hacia adelante del ‘y tú más’ es un argumento pobre y de enroque que nunca ha valido, pero este contexto sociopolítico resulta obsceno.

El grave problema de la corrupción y de la consiguiente indignación ciudadana hay que cogerlo por los cuernos antes de que la metástasis sea irreparable. El primer paso para erradicar esta lacra pasa por evitar que ésta se convierta en arma arrojadiza contra el adversario, que se use para el intercambio de golpes en el ring político al objeto de arañar un puñado de votos desgastando al oponente. Con ese fariseísmo sólo se consigue desprestigiar aún más la vida pública y dañar el entramado institucional de nuestro país. Cualquier episodio que dañe a nuestra democracia se ha de erradicar sin contemplaciones, sin importar a quién afecta, sea propio o ajeno, orillando el inmoral doble rasero.

Junto a la contundencia en apartar a las manzanas podridas, el mejor antídoto es la transparencia y la rendición de cuentas. Se han de abrir puertas y ventanas, que las administraciones tengan las paredes de cristal para que los ciudadanos conozcan el destino de hasta el último euro del dinero público. Y de camino para poner las cosas mucho más difíciles a los que merodean por el espacio público buscando el beneficio personal. Esto tiene arreglo sólo con la voluntad firme de derrotar a los enemigos de la democracia: la corrupción y los corruptos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s