Recortes salariales

Los organismos internacionales contradicen las “raíces vigorosas” de Rajoy. Si la subida del paro de agosto, conocida ayer, ha desacreditado el triunfalismo del presidente del Gobierno, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha alertado del sufrimiento de muchas familias por la reducción de los salarios en España, a razón de una media anual del 2%, uno de los descensos más pronunciados en la Unión Europea. El informe sobre las perspectivas de empleo en nuestro país arroja un horizonte de incertidumbre, con una previsión de tasa de paro del 23,9% al término de 2015, y califica de insuficiente la generación de puestos de trabajo para apuntalar los incipientes síntomas de recuperación.

La OCDE expresa su preocupación por aumento de la pobreza por la caída de los salarios, una realidad que afecta negativamente al consumo y la inversión, y por el incremento desmesurado de los contratos temporales, algo “nefasto tanto para las personas como para la economía”. De acuerdo con el informe, un nuevo recorte de los salarios ya no tendría repercusión sobre la creación de empleo, un aviso a los navegantes que pretenden una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral con intereses espurios. El documento de la OCDE tritura la política económica de Rajoy y sugiere un cambio de rumbo de estímulo al crecimiento económico.

El Ejecutivo del PP no debería hacer oídos sordos y sí, en cambio, modificar el paso y renunciar a la perversa ortodoxia  neoliberal que tanto daño está haciendo a los trabajadores.