Dando bandazos

Analizando la contradictoria trayectoria de Juan Manuel Moreno Bonilla en sus seis meses como presidente del PP andaluz me he acordado de Paco Palacios El Pali. Este cantaor tenía una célebre sevillana dedicada a Vicente el de las almendras y sus bandazos que le viene como anillo al dedo al jefe de la oposición en la comunidad autónoma. Lo de jefe es un decir porque cada día la sombra de Javier Arenas es más alargada y marca más la agenda del partido de la derecha andaluza. Medio año diciendo una cosa y la contraria. Lo mismo pide dimisiones que plantea colaborar con el Gobierno andaluz, o hace un alegato contra la presunta corrupción del adversario y mira hacia otro lado cuando le toca a los suyos, o habla de nueva etapa y copia al dedillo lo que hizo anteriormente Arenas… Todo un despropósito. Una estrategia de suspense sin pies ni cabeza al ritmo que le marcan los de siempre del PP. Hace una política de montaña rusa que lo mismo sube que baja y vuelve siempre al punto de partida y tiene a sus correligionarios de los nervios por ese modo tan guadianesco e incomprensible de actuar. Dando bandazos como Vicente el de las almendras pero con la diferencia que no sabe lo qué quiere ni adónde va.