Disculpas que llegan mal y tarde

Peridis1-CañetePeridis2-Cañete

Miki & Duarte-Cañete

Campaña atropellada de Miguel Arias Cañete y el PP. Lo mismo lo retiran de la primera línea de los medios de comunicación  para que no meta más la pata que un día después fuerzan una entrevista en una cadena de radio nacional o improvisan un almuerzo de informativo con urgencia para sacar al candidato de la trastienda y que a empujones pueda pedir perdón por su comentario machista. Un patinazo de envergadura que se ha cargado la estrategia de campaña de perfil bajo que los gurús de la calle Génova habían marcado. Las palabras de disculpa, de todas formas, han sonado forzadas, insinceras, obligadas por el escandalera generada tanto dentro como fuera de España. Llegan tarde y mal. El daño ya está hecho. Como ha escrito Ignacio Escolar, si ha tardado tanto en desdecirse es porque no le han salido del alma. Lo han obligado a salir y se le ha notado demasiado la impostura.

Viñetas.– Peridis en El País y Miki &Duarte en el Grupo Joly.

Pánico en la calle Génova

Unas elecciones nunca se ganan durante la campaña pero sí se pueden perder. La gestión del Partido Popular de estos comicios europeos se podría calificar de calamitosa: el retraso incomprensible de la selección del candidato, la pésima gráfica de su propaganda en exterior (vallas, banderolas, carteles…), la escasa capacidad de movilización para llenar varios actos (hasta Rajoy pinchó anoche en Sevilla), los errores de Miguel Arias Cañete en el debate y su letal comentario machista que ha calentado la campaña… Todo unido a una trayectoria de dos años y medio de gobierno marcada por los incumplimientos, los recortes y el empobrecimiento de las clases medias y trabajadoras. Con todo este cóctel explosivo, el pánico ha prendido y de qué manera en la sede electoral del Partido Popular. Han metido a Cañete en una hornacina cancelando entrevistas ya confirmadas para evitar nuevos contratiempos de su número uno. Los últimos movimientos traslucen el nerviosismo que reina en el cuartel general de la madrileña calle Génova. Parece que no tienen tan claro el resultado del domingo por muchas encuestas infladas que saquen.

Esperando las disculpas de Cañete

Si uno comete un error de bulto, lo menos recomendable es enrocarse y huir hacia adelante. Lo mejor es reconocer cuanto antes el yerro y/o trasladar unas sinceras disculpas. Miguel Arias Cañete (qué juego está dando este segundo apellido desde el viernes) y el PP han hecho justo lo contrario de lo que marca el sentido común y la lógica política. Su fatídica frase (“El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralado a una mujer indefensa”) exigía un rectificación sin paliativos. Sin embargo, el candidato del PP a las europeas ha guardado un silencio estruendoso y se limitado a poner fotos acompañado por mujeres en su Twitter para exorcizar el enorme malestar producido por su desafortunada explicación (o más bien por verbalizar su pensamiento más profundo). La cúpula del PP, incluidas las más destacadas dirigentes, ha salido en su auxilio y ha ensalzado a su cartel electoral. Ni una sola palabra de crítica, ni el más mínimo gesto para afear este sonoro patinazo. Todos a una con Cañete y de espaldas a todos aquellas mujeres y aquellos hombres que creemos en la igualdad. Por perder un debate no pasa nada, perder el norte sí tiene consecuencias. Han pasado más de tres días y las disculpas y el propósito de enmienda del PP no llegan. Y lo peor es que, visto lo visto, nadie los espera.

Sensibilidad cero del PP

Los concejales del PP en el Ayuntamiento de Toledo abandonan el Pleno cuando la madre un niño enfermo de cáncer en el Hospital Virgen de la Salud tomaba la palabra para denunciar los recortes del Gobierno de Cospedal en tratamiento oncológico. Sensibilidad cero con este tremendo drama. La derecha no sólo recorta en prestaciones sanitarias, también desaira a los familiares de los afectados.

Lapidario de Cañete

Miguel Arias Cañete no anduvo nada fino en el debate de anoche con Elena Valenciano. Sin entrar en el fondo, cuyo único eje se reduce a la herencia recibida ¡dos años y medio después!, estuvo encorsetado, titubeante, por instantes irritado, poco natural y leyendo demasiado. Esta mañana ha intentado justificar su mal papel en el cara a cara y ha sido peor el remedio que la enfermedad:

  • El debate entre un hombre y una mujer es muy complicado, porque si haces un abuso de superioridad intelectual parece que eres un machista que está acorralado a una mujer indefensa“.

Una explicación que rezuma machismo, soberbia y un desmedido paternalismo. El candidato del Partido Popular a las elecciones europeas es un político de larga trayectoria, de muchos trienios en la vida pública, y por eso acumula una larga ristra de meteduras de pata misóginas y clasistas bastante sonadas:

  • El regadío hay que utilizarlo como a las mujeres, con mucho cuidado, que le pueden perder a uno”
  • No entiendo como hay ex ministras sin estudios cobrando millones en la ONU
  • Ya no hay camareros como los de antes. Aquellos camareros maravillosos que teníamos, que le pedíamos uno cortado, un nosequé, mi tostada con crema, la mía con manteca colorada, cerdo, y a mí uno de boquerones en vinagre y venían y te lo traían rápidamente y con una enorme eficacia
  • Las urgencias están colapsadas por los inmigrantes. Claro, alguien que para hacerse una mamografía en Ecuador tiene que pagar el salario de nueve meses llega aquí, a urgencias, y se la hacen en un cuarto de hora
  • Los inmigrantes son responsables de un crecimiento económico de baja calidad
  • “El Plan Hidrológico Nacional se aprobará “por cojones” y su tramitación será “un paseo militar“.

Y sin entrar en otras muchos perlas de índole humorística, como los yogures caducados, o de nulo olfato político, como no prever graves problemas por el Prestige. Las hemerotecas pasan factura.

Legislar en caliente

Actuar en caliente, y más después de un hecho trágico, no resulta recomendable. El asesinato de Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, constituye un hecho execrable y doloroso. Conocidas ya los circunstancias que rodearon el crimen, estamos ante un suceso, triste pero un suceso al fin y al cabo, encuadrado en los turbios entresijos de rencor y venganza que habitan en la oscura naturaleza de algunas personas. Una reacción humana injustificable que la propia autora confesa de los disparos sitúa en la inquina personal. No cabe ninguna lectura política, ni mucho menos vincular este episodio al clima de crispación social como consecuencia de la gestión de esta crisis. Por tanto, lo mejor es aparcar las teorías alambicadas y sin ambages acompañar en el dolor a familiares y allegados de la víctima.

Algunos desalmados han aprovechado el anonimato para hacer comentarios hirientes y mezquinos en las redes sociales, especialmente Twitter, con este dramático acontecimiento. A nadie nos coge de nuevas la existencia de perfiles enmascarados que campan a sus anchas con insultos e insidias. Representan una inmensa minoría que se descalifica por sí misma con su comportamiento ruin. (Y he sufrido a bárbaros escondidos tras el antifaz de un avatar falso en carnes propias, no hablo de oídas). Pero no comparto que en plena conmoción por una muerte, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, anuncie reformas legales para castigar los comentarios ofensivos en redes sociales. Este tipo de medidas ha de ser fruto de la reflexión serena y no de impulsos en un momento de desgarro, especialmente cuando se interviene contra un derecho tan fundamental como la libertad de expresión. Por tanto, siempre moderación y desapasionamiento cuando se quiere intervenir a corazón abierto contra uno de los pilares de la democracia.

Viñeta.- Gallego & Rey en El Mundo.

Esperando la Final

La temporada del Sevilla FC está hecha pase lo que lo que pase esta noche. Ni el más optimista de los aficionados esperaba este año alcanzar la final de la Europa League y conseguir plaza para la siguiente edición con tanta holgura. Los comienzos no fueron precisamente esperanzadores. El equipo de Nervión llegó a ser farolillo rojo en la quinta jornada, si no me falla la memoria, y cayó eliminado de la Copa del Rey por un 2ª B como el Rácing de Santander. Desde entonces, la trayectoria ha sido ascendente, el equipo se ha consolidado pese a las 16 nuevas incorporaciones respecto a la temporada anterior. Hoy toca el Benfica, el último peldaño para escalar a la cúspide. El triunfo sería el no va más. Opciones hay, pero con la cabeza y no con el corazón el club portugués parte con cierto favoritismo. El Sevilla lleva dos de dos. Y dice el refrán que no hay sin tres. Quedan dos horas y media y el balón empezará a rodar en Turín.

¿Nadie quiere ganar la Liga?

Con los 35 grados a la sombra que derretían Sevilla en la tarde de ayer, la mejor opción era quedarse en casa para ver el desenlace de la penúltima jornada de Liga. Conocida la alineación que presentaba en Getafe mi equipo, el Sevilla FC, con muchos suplentes y canteranos, pensando en la final de la Europa League en Turín frente el Benfica, me decanté por un zapping entre los que se jugaban el campeonato. Me dio la sensación de que ninguno de los aspirantes quiso o supo ganar la Liga o mejorar sus opciones. Los tres de arriba, Atlético, Barcelona y Real Madrid, han llegado fundidos a la recta final, como sin creer en sus posibilidades.

Quizá el más entonado fue el equipo de Simeone, aunque a mucha distancia del plantel que ha deslumbrado esta temporada. Se mereció la victoria por oportunidades pero los porteros rivales también juegan. Caballero salvó al Málaga en el Calderón y le garantizó la permanencia matemática. Más con corazón que con juego, el Atlético pudo sentenciar la Liga. Se quedó a un gol de entonar el alirón. Sigue dependiendo de sí mismo en una última jornada en que el título se decide a un partido en el Camp Nou.

El Barça no pasó del empate en Elche con un juego espeso, lento y muy previsible que facilitó la labor de la defensa local. Esta desfondado el club blaugrana, con un Messi desconocido, apático y sin chispa, con los jugones sin apenas desborde, sin velocidad y con un ritmo cansino, y un entrenador haciendo las maletas. Se la juegan todo a una carta en su estadio. Sólo les vale la victoria ante el Atlético y salvarán un campeonato donde han rendido por debajo de sus posibilidades, sobre todo en el último tercio liguero.

Lo del Real Madrid se puede calificar de suicidio. Con un calendario asequible, ha cosechado sólo dos de los últimos nueve puntos en juego. Después del vendaval de fútbol en la vuelta de semifinales de la Champions ante el Bayern de Múnich, los merengues se han puesto a pensar en la décima y se han olvidado de que la Liga seguía a su alcance. Ayer se borró en Balaídos, tirando la toalla sin aguardar siquiera el fallo de los rivales… Y éste se produjo pero los de Ancelotti tenían la cabeza en la final de Lisboa y dieron el tercer petardazo consecutivo en su visita a Vigo.