La Andalucía que no conoce MB

Es raro que un dirigente del Partido Popular hable bien de Andalucía. Ni siquiera por error. Se pueden contar los casos favorables con los dedos de una mano. Ayer le tocó el turno al nueve presidente autonómico del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, quien puso en duda en Bruselas el buen uso de los fondos europeos por parte de la Junta de Andalucía. Y lo hizo en un viaje de turismo a la capital europea en la que buscaba desesperadamente hacerse fotos en los pasillos del restaurante. En lo que el que equipo de comunicación pepero como encuentro oficioso con mandatarios europeos que no son más que instantáneas casi robadas al estilo de los turistas japoneses. Más allá de inmortalizar su presencia en la capital belga, Moreno Bonilla ha demostrado una vez más no saber de lo que habla. Sigue usando el antiguo guión que le ha prestado Javier Arenas y por eso no da pie con bola.

La comunidad autónoma está culminado en estos momentos los programas correspondientes al marco de apoyo 2007-2013, para cuya ejecución se tiene de plazo hasta finales de 2015. Es lo que en el argot comunitario se denomina regla N+2. Con los datos en la mano, no con la propaganda barata de MB y cía, se puede afirmar, y así lo hacen las autoridades comunitarias, que Andalucía gestiona y ejecuta correctamente los distintos fondos que recibe. Así, a fecha de hoy:

  • Está comprometido el 104% del presupuesto previsto.
  • Está pagado el 84%.
  • Y está certificado a la Unión Europea en un 62%.

La Comisión Europea realiza anualmente de los niveles de ejecución y su incumplimiento acarrea una sanción que provoca la pérdida de los fondos en caso de no alcanzar el nivel mínimo establecido. Andalucía siempre ha cumplido la regla N+2 en todos los programas (FEDER, Fondo Social Europeo y FEADER) y durante todos los años de vigencia del marco comunitario actual. Esta comunidad es un ejemplo de rigor en gestión y control de fondos europeos. En cambio, autonomías gobernadas por el PP como Baleares, Extremadura, Madrid o Valencia han recibido la amonestación de Bruselas por incumplidoras.

En este contexto, las palabras de ayer de Moreno chirrían mucho más, se antojan injustificadas y carecen del más mínimo rigor, son impropias de alguien que aspira a liderar algo en esta tierra. El dirigente regional del PP se desliza por la pendiente del todo vale con tal de buscar un hipotético desgaste del Gobierno que preside Susana Díaz. Y lo que es más grave, por querer deteriorar a la Junta, acaba haciendo daño a Andalucía.

Foto.– Moreno Bonilla y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, en un pasillo de un restaurante de Bruselas. Imagen del aquí te pillo…