Otra ‘roucada’

El cardenal Rouco Varela nunca pasa desapercibido. Aprovechó su homilía en el funeral de Estado en memoria de Adolfo Suárez para poner sobre el tapete la Guerra Civil y el riesgo de que se vuelva repetir. Alertó textualmente de “los hechos y las actitudes que la causaron y que la pueden causar“. Me cuesta digerir este análisis del arzobispo de Madrid. Desde mi atalaya particular, no veo ningún elemento que justifique una reflexión de estas características. Gozamos de una democracia consolidada y fuerte, de un país integrado en Europa y de un estamento militar moderno y respetuoso con el ordenamiento jurídico y el estado de derecho. Este miembro de la curia de la Iglesia católica suele trufar sus intervenciones de alegatos ideológicos y otra vez ha vuelto a mezclar lo divino con lo humano metiéndose en la arena política. Rouco ha perdido una ocasión para hacer un discurso sin aristas y que pusiera el centro en la persona a la que se despedía.