Fiesta en Aznalcóllar

He estado esta tarde noche en Aznalcóllar acompañando a la presidenta de la Junta, Susana Díaz. Este pueblo sevillano estaba en la calle disfrutando de la buena noticia de la segura reapertura de la mina. El municipio ha celebrado como una fiesta el acuerdo de los gobiernos andaluz y central para evitar el recurso estatal contra la puesta en carga del yacimiento. Casi un millar de personas se arremolinaba ante las puertas del Ayuntamiento como si de una fiesta se tratara. Estaban en juego 300 millones de inversión y 1.300 puestos de trabajo. En definitiva, el futuro de la comarca. Era para estar jubilosos, eufóricos, entusiasmados. La presidenta se ha dado un baño de multitud y de afecto. La ilusión se palpaba en el aire y en las miradas. Un gran día para toda Andalucía.

Foto.Efe.

Deflación

Andan preocupados los economistas por el riesgo de deflación. Esto es, que bajen los precios como consecuencia de la crisis que no acabamos de superar. Quizá por no ser experto en economía voy a hacer algunas reflexiones desde la osadía, creo, del sentido común. Llevan años dándonos la tabarra con el control de la inflación. Y ahora cuando los precios están embridados, con una subida del 0,2% en 2013, nos empiezan a vender lo contrario de lo llevaban lustros predicando. Menos mal que el coste de la vida no se ha disparado durante el último año. La subsistencia sería más difícil por mor de la caída de los salarios y los recortes por doquier de derechos y prestaciones sociales, que también generan pérdida de poder adquisitivo.

En España la brecha social se ha agrandado de manera descontrolada. Lamentablemente durante esta la larga crisis lideramos el ránking internacional de incremento de la desigualdad entre los más ricos y los más desfavorecidos según la OCDE. El 10% más pudiente de la población no ha notado la crisis, apenas ha perdido un 1% de sus ingresos, mientras que el 10% más vulnerable ha visto caer sus recursos un 14%. Y eso sin contar el bienio de Rajoy con tijeretazos salvajes a las clases medias y trabajadoras y de desmantelamiento del estado del bienestar. Ésa sí que es la verdadera deflación, una deflación social que nos ha empobrecido como país y de la que sólo se han escapado los poderosos, los de siempre. Parafraseando a Vargas Llosa, ¿Zavalita, cuando se jodió la justicia social?

 

De tal palo…

El padre, el ex teniente coronel Antonio Tejero Molina, fue la cara del intento fallido de golpe de estado el 23 de febrero de 1981. El hijo, 33 años después, monta el 18 de febrero pasado una comida homenaje a las impresentables hazañas de su progenitor en el cuartel de la Guardia Civil de Valdemoro. Tristemente el apellido Tejero regresa a la actualidad por actitudes contrarias a la democracia. De tal palo, tal astilla.

La respuesta del Gobierno ha sido rápida y fulminante. El Ministerio de Interior ha destituido al teniente coronel Antonio Tejero Díez por organizar un ágape a su padre golpista rodeado de antiguos compañeros de la asonada frustrada. Y lo que es más grave: a costa de erario público y en unas instalaciones del instituto armado. La decisión del departamento que preside Fernández Díaz es oportuna y plausible. El único pero es que no haya sido por iniciativa propia, sino como consecuencia de escándalo que se organiza al publicar El País el encuentro gastronómico de los nostálgicos.

Si el acto resulta deleznable, las explicaciones de Tejero hijo se antojan ridículas. Nos quiere hacer creer que era una pandilla de amigos en un rato de convivencia. Como si los demás nos chupáramos el dedo. Y no sólo hubo paella por la cara, sino una exhibición de material y vehículos de la unidad en la que se obligó a participar agentes de servicio. Un error de bulto que tiene un justo castigo y nos quita de en medio a un militar con tics antidemocráticos.

Foto.– Tejero padre e hijo en El País.

La Unesco mueve ficha

El Centro de la Organización para la Cultura, la Ciencia y la Educación de Naciones Unidas (Unesco) de Andalucía ha entrado de lleno en el debate sobre la titularidad de la Mezquita de Córdoba. La franquicia andaluza de la Unesco se ha posicionado del lado de los que defienden el carácter público y de uso “para todos” de este singular bien patrimonial andaluz.

Se suma de esta manera al movimiento ciudadano que reclama el uso público del monumento como respuesta a la argucia legal que ha permitido a la Iglesia registrarla a su nombre por sólo 30 euros. Recuerda el centro andaluz de la Unesco que, entre otros criterios, se declaró patrimonio mundial a la Mezquita de Córdoba–The Mosque of Cordoba por considerarla “testigo del intercambio de valores humanos”. Y con ese nombre y no otro consta en el acuerdo adoptado en Buenos Aires el 2 de noviembre de 1984. Además, con los pasos dados en los últimos tiempos se pone en duda la conservación del valor universal excepcional del monumento.

En la decisión de este organismo internacional, se reconoce “no sólo su singularidad artística y arquitectónica, sino también el carácter simbólico del edificio como ejemplo del paradigma en el que Córdoba siempre ha querido sentirse identificada: la concordia entre creencias y civilizaciones”. Este posicionamiento de la filial andaluza de la Unesco supone un toque de atención sobre el futuro de la Mezquita como patrimonio mundial por el uso privativo y excluyente que pretende hacer la Iglesia del mismo. Este aviso no debería caer en saco roto.

Foto.– Madero Cubero en Cordópolis.

El perro del hortelano

Dice el sabio refranero español que el perro del hortelano ni come ni deja comer. Y así actúa el Gobierno de Mariano Rajoy con Andalucía. No concede a esta comunidad un plan de empleo extraordinario que sí ha dado a otras autonomías con similares cifras de paro y ayer se descuelga recurriendo la reapertura del mina de Aznalcóllar, un proyecto que cuenta con todos los parabienes jurídicos y de protección medioambiental y que supondría una inversión de varios cientos de millones de euros y muchos puestos de trabajo. La reapertura de la mina cuenta con el apoyo unánime del Parlamento de Andalucía, incluido el Partido Popular, los empresarios y los sindicatos. Aquí todas a una y el perro del hortelano de la Moncloa quitando el pan de la mesa a muchas familias que tenían expectativas de encontrar empleo. Antes del cierre de la explotación por la rotura de la balsa de lodos en 1998 ocupaba a más de un millar de personas, entre indefinidos y eventuales.

El Ejecutivo central se ha agarrado a una ley franquista de 1973 para paralizar la puesta en marcha del proyecto minero. No sólo dinamita la creación de empleo, sino que pisotea el autogobierno de Andalucía. El Estatuto de Autonomía, reformado en 2007, aprobado por unanimidad por las Cortes Generales (también con el voto de Rajoy) y ratificado por el pueblo andaluz en referéndum, confiere al Gobierno autonómico competencias exclusivas sobre fomento y planificación de la actividad económica (artículo 58.2, apartado 1). El Consejo de Ministros ha actuado con nocturnidad y alevosía. Ha aprobado la interposición de este recurso de inconstitucionalidad sin entablar el más mínimo diálogo con la administración andaluza y sin importarle las consecuencias en materia de empleo y de reactivación económica de esta tierra.

La decisión del gabinete de Rajoy es una agresión en toda regla, gratuita y brutal, que sólo se explica por la animadversión y desprecio del PP hacia a Andalucía. Esta semana lo hemos comprobado en boca del otrora moderado Alberto Ruiz Gallardón, para quien esta tierra “se define y caracteriza por el paro, el fracaso escolar y los ERE“. Ese es el cariño que profesa la derecha a Andalucía. El recurso a la reapertura de esta explotación extractiva pretende minar la reactivación económica de esta autonomía, que le es incomoda al PP porque está demostrando que otra forma de hacer política es posible y, pese a todas las zancadillas, va a crecer más y más rápido que el resto de España.

El flamante presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, tiene ante sí una nueva oportunidad de demostrar si está al lado de los andaluces o de Rajoy, si tiene autonomía para defender los intereses de la comunidad autónoma o se rige por las órdenes que recibe desde el Palacio de la Moncloa o desde la sede nacional de su partido en la madrileña calle Génova. No albergo esperanzas de que MB tenga agallas de alzar la voz y plantearse delante de los suyos. No osará a rebelarse ante el dedo divino que lo señaló para ocupar el cargo. Aunque con esa actitud pusilánime se quede en evidencia ante la sociedad andaluza. No hará nada y ojalá me equivoque.

Nuestra Señora del Finiquito en Diferido

Curiosa protesta: la procesión de la cofradía de Nuestra Señora del Finiquito en Diferido. Los conductores de la Junta de Castilla-La Mancha manifiestan así su rechazo a la privatización del parque móvil que pretende María Dolores de Cospedal. El vídeo deja bien claro los motivos de la movilización. Otra más y van… contra la gestion de la número dos del Partido Popular.

Días aciagos para Gallardón

Alberto Ruiz Gallardón ayer metió la pata usando en vano y con desprecio el nombre de Andalucía y hoy lo han cazado en una mentira. Dos actitudes censurables en un político y más si éste es ministro de Justicia. Dijo hace 24 horas el otrora alcalde de Madrid que el Gobierno no había aprobado ningún indulto a condenados por casos de corrupción. Y Jueces para la Democracia y los partidos de la oposición le han sacado los colores con un catálogo de casos. Durante los últimos dos años, el Consejo de Ministros ha concedido a propuesta del Ministerio de Justicia esta medida de gracia a una decena de cargos con penas por delitos contra la hacienda pública, entre ellos varios miembros de su partido (el alcalde y tres concejales de la localidad malagueña de Valle de Abdalajís ) y de CiU. El no rotundo y solemne con el que Gallardón despejó la denuncia se ha convertido en una nueva mancha sobre su credibilidad. El ministro ha intentado matizar sin mucho éxito su contundente negativa cuando se ha descubierto el engaño. No levanta cabeza desde que se le cayó la careta de moderado con la reforma regresiva de la ley del aborto. Acumula demasiados días aciagos.

Nota.- Para que no quede duda de las palabras de Gallardón: enlace del vídeo en El Mundo.

Así no, señor ministro

La derecha española nos tiene lamentablemente acostumbrados a atacar y a despreciar a Andalucía. El turno le ha tocado hoy a Alberto Ruiz Gallardón, que sin ningún respeto por esta tierra ha dicho en el Congreso de los Diputados: “Andalucía se define y se caracteriza por los ERE”. La expresión, además de simplista e injusta, es ofensiva y ultrajante. Y más aún en boca de todo un ministro de Justicia. Así no. No todo vale para hacer política y más usar unas palabras impresentables para criticar a Andalucía. Jamás diría que España está manchada por la corrupción del Gürtel. En todo caso, sería el PP el que está manchado por el mayor escándalo de la democracia española. Mientras tanto. la franquicia andaluza del PP, como siempre, se pone a templar gaitas y mirar al tendido. El nuevo dirigente, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha tenido una oportunidad de oro para demostrar que tiene autonomía y que no es una marioneta que se mueve con los hilos de las consignas recibidas desde su sede nacional. En lugar de alzar la voz, MB ha optado por agachar la cabeza. La derecha no demuestra ningún cariño por esta tierra y luego se quejan de por qué no han podido gobernar en 32 años de autonomía. Andalucía es mucho más de lo que ellos quieren hacer ver al resto de España. Alguna vez se podrían quitar las gafas negras para mirar hacia el sur. Ya está bien.

11-M, diez años ya

Hoy es el día del recuerdo y de la solidaridad con las víctimas de los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004. Han tenido que pasar diez años para que todas las asociaciones de víctimas acudan juntas a los actos para honrar a los 192 fallecidos en esa terrible tragedia. La sociedad avanza unida y sin olvidar el dolor ni tanta pérdida de vidas humanas y proyectos truncados por la sinrazón. Los culpables pagan en las cárceles. Sin embargo, existe un sector irredento e irracional que sigue aventando la teoría de la conspiración. Al hilo de esta efeméride algunos han intentado sembrar de nuevo la discordia con falsedades y retorcidas insidias sobre autorías intelectuales. Mintieron entonces, durante muchos años y continúan haciéndolo ahora. No les interesa las víctimas ni la verdad.