Deflación

Andan preocupados los economistas por el riesgo de deflación. Esto es, que bajen los precios como consecuencia de la crisis que no acabamos de superar. Quizá por no ser experto en economía voy a hacer algunas reflexiones desde la osadía, creo, del sentido común. Llevan años dándonos la tabarra con el control de la inflación. Y ahora cuando los precios están embridados, con una subida del 0,2% en 2013, nos empiezan a vender lo contrario de lo llevaban lustros predicando. Menos mal que el coste de la vida no se ha disparado durante el último año. La subsistencia sería más difícil por mor de la caída de los salarios y los recortes por doquier de derechos y prestaciones sociales, que también generan pérdida de poder adquisitivo.

En España la brecha social se ha agrandado de manera descontrolada. Lamentablemente durante esta la larga crisis lideramos el ránking internacional de incremento de la desigualdad entre los más ricos y los más desfavorecidos según la OCDE. El 10% más pudiente de la población no ha notado la crisis, apenas ha perdido un 1% de sus ingresos, mientras que el 10% más vulnerable ha visto caer sus recursos un 14%. Y eso sin contar el bienio de Rajoy con tijeretazos salvajes a las clases medias y trabajadoras y de desmantelamiento del estado del bienestar. Ésa sí que es la verdadera deflación, una deflación social que nos ha empobrecido como país y de la que sólo se han escapado los poderosos, los de siempre. Parafraseando a Vargas Llosa, ¿Zavalita, cuando se jodió la justicia social?