No ofende quien quiere

Este 14 de abril se cumplen 72 años de la proclamación de la II República española, el primer aniversario del accidente del Rey en Botsuana cazando elefantes y el primer día del perro en Fuengirola. El consistorio de esta localidad malagueña, presidido por Esperanza Oña, tuvo la genial idea de declarar este día, como quién no quiere la cosa, jornada del mejor amigo del ser humano. Elegir ese día tan simbólico habrá sido fruto de la causalidad. No me cabe ninguna duda que la alcaldesa del PP no ha tenido en cuenta la efeméride y por cuestión de azar designó ese día, al igual que podía haber pensado en el 7 de julio, si no fuera San Fermín. Vamos, que Oña va pisando callos gratuitamente y sin encomendarse a nadie. Son habituales esos gestos de cara a la galería que ponen de manifiesto el sesgo ideológico de la regidora. Dice el refrán que no ofende quien quiere sino quien puede.

Piedra de sal

PIEDRA DE SAL
León Felipe

Tú estabas dormida
como el agua que duerme en la alberca …
y yo llegué a ti
como llega
hasta el agua que duerme
la piedra.
Turbé tu remanso y en ondas de amor te quebraste
como en ondas el agua que duerme se quiebra
cuando
llega
a turbar su remanso dormida
la piedra.

Piedra fui para ti, piedra soy
y piedra quiero ser, pero piedra
blanda de sal
que al llegar a ti se disuelva
y en tu cuerpo se quede
y sea
como una levadura de tu carne
y como el hierro de la sangre en tus venas.
Y en tu alma deje una sed infinita
de amarlo todo… y una sed de belleza
insaciable…
eterna…