Alergia a la UE

marzo 21, 2013

La ciudadanía cada vez se manifiesta más desafecta de la Unión Europea por la gestión que ha realizado de esta larga y profunda crisis económica. Está tomando medidas que gravan siempre a las clases medias y trabajadoras, con recortes por doquier, penalizaciones injustificadas, subordinando todo a la dictadura del déficit público y sin impulsar ninguna política de estímulo económico. Y todo dirigido por la batuta neoliberal y autoritaria de Angela Merkel. El rescate de Chipre con imposiciones de dudosa legalidad ha sido la gota que ha colmado el vaso. No le falta razón a Forges cuando se refiere al ataque de alergia provocado por la UE, especialmente en los países del sur continental. O cambia el rumbo de sus actuaciones, o el abismo que se abrirá entre Bruselas y los ciudadanos será insalvable. Muchos años de construcción europea en positivo, que ha impulsado el desarrollo, la convergencia económica y la cohesión social, que se pueden ir al traste por los intereses políticos de la canciller y los financieros de la banca alemana. La actual UE no es ni una mala sombra de la que se alumbró en décadas de cooperación y convivencia compartida.

Anuncios