Hace diez años

marzo 16, 2013

Esta fatídica foto tiene ya diez años. El 16 de marzo de 2003, George W. Bush, Tony Blair y José María Aznar se reunieron en las Azores con José Manuel Durao Barroso como anfitrión. Este encuentro y esta imagen suponen el preludio de la invasión de Irak y de una cruenta guerra basada en una mentira cuyas consecuencias han desestabilizado la geoestrategia en Oriente Medio y, sobre todo, ha provocado decenas de miles de muertos y víctimas inocentes. El letal trío de las Azores desató un conflicto bélico ilegal e injusto. El tridente pisoteó la legalidad internacional con argumentos falsos como la existencia de armas de destrucción masiva. La falacia bajo la que se orquestó la conflagración contra el régimen del sátrapa Sadam Husein está hoy más que acreditada. Bush y Blair han reconocido su yerro. Aznar sigue guardando silencio. No sólo no ha pedido disculpas por semejante despropósito, es que ni siquiera ha admitido que se equivocó. Todavía resuenan los aplausos de la mayoría absoluta del PP en 2003 tras dar la autorización en el Congreso de los Diputados para participar en la contienda. Un presidente con ínfulas de grandeza que “nos quería sacar del rincón de la historia” nos embarcó en un desgraciado episodio pese al rechazo de la inmensa mayoría de la población (las encuestas de la época señalaban que más que el 90% estaba en contra). Las manifestaciones del ‘No a la guerra’ fueron multitudinarias. Diez años después el pueblo español está en la calle otra vez, ahora por los recortes y por una gestión que está desmontando el estado del bienestar y colocando a este país al borde del precipicio.

Anuncios