Derribemos el muro de la crisis

Nos han puesto un muro que parece infranqueable. Cinco años llevamos intentando sortear el gran obstáculo de la crisis. El año que ahora empieza no presenta perspectivas de mejora. Los indicadores económicos apuntan a un agravamiento del drama del paro y a una economía anclada en la recesión. Nos están imponiendo un itinerario que profundiza en el desastre. Las recetas de austeridad extrema y recortes despiadados sólo nos seguirán haciendo más pobres. ¿Has cuándo mantendremos este rumbo suicida? Han caído muchos muros. Alguno incluso más grande. Mi propósito para 2013 es que todos nos pongamos manos a la obra para derribar este muro de injusticia y de pérdida de derechos. Podemos.