Resquicio de esperanza

Hay noticias que caen por su propio peso. Pese a la palmaria evidencia, sorprende que tarde tanto tiempo en consumarse lo que resulta obvio. La venda que cubre los ojos de la justicia ha alargado demasiado tiempo la agonía de muchas familias que exigían esclarecer el robo de bebés en la recta final de la dictadura franquista y los primeros años de la democracia. Se estaba perpetuando una clamorosa injusticia, dando de lado a un drama social de enorme magnitud y generando un barullo jurídico con fallos a favor y en contra sobre casos idénticos. La Fiscalía General del Estado ha accedido finalmente ante la sensata reclamación de las víctimas: se considera los robos de bebés como detención ilegal, que el delito por tanto no prescribe hasta diez años desde que el afectado tiene constancia de su condición y se ordena agotar la investigación y no archivar sin más la denuncia por falta de pruebas. Un paso de gigantes en la lucha de cientos de padres y madres que quieren encontrar los hijos que les arrebataron con malas artes. Esta unificación de criterio facilita una búsqueda plagada de obstáculos, olvido y sinsabores. Con esta medida, se devuelve la esperanza a muchas familias que habían visto truncadas sus aspiraciones por decisiones judiciales precipitadas y desprovistas de sensibilidad. Más vale tarde que nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s